Despedida


Esta es mi despedida del blog. Estoy en el despacho en casa, recién levantado y ya han pasado unas horas desde que llegué. Poco a poco he ido tomando conciencia de la realidad de todos los días, no hay más remedio.

Nada más llegar comienzan a crecerte los problemillas como van saliendo las hormigas del hormiguero al olorcillo de cualquier manjar de los suyos. En esos momentos es cuando realmente te das cuenta de que has vuelto, casi se convierte en sueño todo lo acontecido y sólo imágenes parciales y momentáneas te hacen acercarte a la aventura que acabamos de vivir. Es duro cambiar la mente desde que sales de Santiago como peregrino hasta que te metes en tu mundo pocas horas después como simple ciudadano.

Sólo quiero deciros que para mí ha sido un privilegio poder hacer lo que he hecho y poder disfrutar de las cosas con la intensidad que hemos conseguido. Andar, hablar, conocer gente y lugares, comer, beber… son cosas que se disfrutan en cada camino que uno hace, a eso nosotros hemos añadido un nuevo placer que ha sido el de escribir este blog: he disfrutado mucho escribiendo, pero también charlando sobre las cosas, ideando modos de contarlo, hemos pasado largos momentos en el camino Joseba y yo planteando las entradas, bromeando con las cosas que iban ocurriendo; ha sido divertido ver a la gente cómo se quedaba cuando yo sacaba mi portátil en cualquier sitio, me pedía un orujo y comenzaba a escribir como un poseso mientras Joseba esperaba para dar su aprobación leyendo el periódico frente a otra copita de orujo (u otra).

Mi idea inicial era la de que nuestra familia y amigos conocieran de primera mano lo que nos pasaba, que no se escapara detalle alguno de nuestra aventura; comenzó siendo una simple broma personal a la que se unió inmediatamente Joseba con su complicidad y sus aportaciones. Pero poco a poco fue creciendo, se fue incorporando gente día a día, unos se lo contaban a otros y así hasta llegar a un gran número de entradas, muchos de vosotros no habéis escrito nada pero sé que habéis estado ahí, ahora os pido que todos os despidáis en los comentarios.

Gracias a la familia, gracias a nuestras mamás, a las esposas (amantes sufridoras de estos incansables caminantes), a nuestros hijos (obligados  a continuar la tradición de caminantes), a los hermanos, padre y demás. Un abrazo para todos vosotros.

Un beso para mamá y otro para la madre de Joseba, que madre no hay más que una (y menos mal que si no!). Otro para papá.

Beso para Inma y Santos, que se incorporaron tarde pero sé que habéis seguido esto en el tiempo libre entre dar la teta al enano y atender al culo inquieto de Andrea (ya ves que no soy un palabroto porque no he dicho gilipollas). Otro para mis hermanos.

Beso para los hermanos de Joseba y para su hermana (salvadora económica de nuestro viaje), espero que coincidamos en algún momento (a ver si vais moderando vuestra posición a posturas más de acuerdo a mis ideas y tened claro que hoy la copa será nuestra).

Gracias a Tere y a Mar: para vosotras era este blog desde el principio; vosotras sufridoras de todos los días con nuestras aventuras y batallitas (abuelo cebolleta ¿verdad Tere?) y también cuando estamos fuera. Habéis mantenido en orden nuestra casa en ausencia de nosotros (como cuando estamos también) y habéis mantenido económicamente todo esto. Espero que con estos escritos hayáis estado un poquito más cerca de nosotros porque nosotros os hemos sentido dentro de la mochila.

Otro para los amigos:

Paco: sé que nos has seguido y disfrutado como si lo hubieras vivido tú mismo desde tu sillón en la ventana.

Amparo: gracias por hacernos de Cicerone tan simpática y amable, lo pasamos muy bien contigo.

Julio: ha sido estupendo recibir tus comentarios llenos de alegría y buenas intenciones, sé que has disfrutado del camino de una forma muy especial, espero que nos veamos en el norte cuando vaya, estamos en contacto por medio de Joseba.

Tarzán de la pradera: también tú has disfrutado recordando los paisajes extremeños junto a tu familia a tu hermano, quizás algún día tú mismo harás ese camino que te espera por aquí, gracias por tu buen humor y tu alegría.

Sergio: mi camino puede continuar con el tuyo este verano, ánimo en todo y a disfrutar de tu propio camino lo más pronto posible, eres un tipo genial.

Pedro, Ana, Iñaqui y Ander: no os conozco pero sé que queréis a Joseba, gracias por participar y suerte en todo.

Anabel: también un recuerdo para ti; imagino que te ha resultado algo extraño conocerme de este modo tan diferente al que me habías visto, suerte con el final de curso y nos vemos.

Eric: también tú nos has seguido desde París, un beso a tu chica y espero que nos veamos pronto, estoy seguro de que habrás disfrutado de esta aventura y que valoras el que seamos gente de Bilbao junto con Joseba.

Ramón: suerte con tu libro y con tu vida, he disfrutado mucho leyendo tu blog y espero que tú lo hayas hecho con este, buen camino y hasta pronto.

Saludos a María a David y a Diego, nos vemos pronto en nuestras reuniones y conflictos para arreglar el mundo. Espero que hayáis disfrutado de este diario de viaje.

Tambíen quiero hacer un recuerdo especial a la gente que hemos conocido en el camino.

Gracias a Julián y su familia, su casa acoge a los peregrinos con cariño y con un trato amable. Sois divertidos, generosos y limpios (y ya sabéis que no es más limpio el que más limpia sino el que menos ensucia). Pasamos un rato muy agradable con vosotros (el cochinillo estaba de muerte) y además ganó el barça. Espero que vuestro acceso a internet vaya muy bien hecho ya el rodaje. Y aconsejo hacer un alto en el camino en ese lugar a todo peregrino que se precie.

Juan Manuel e Itzíar: otro abrazo fuerte y gracias por todo, por vuestro trato, la comida, las atenciones, el acceso a internet y por ser tan amables con caminantes que se acercan allí como refugio ante lo inhóspito de la zona. Sois un verdader oasis en el camino.

Celsa, un abrazo también para ti, el recuerdo de nuestra estancia en Xunqueira va unido a tu amabilidad y a tus informaciones. Seguro que nos volveremos a ver. Eres encantadora y los peregrinos están muy bien atendidos allí gracias a tu servicio.

Antonio: has llegado tarde pero espero que hayas disfrutado de esta historia y así tienes un perfil distinto a como me has visto en clase.

Begotxu: gracias por seguirnos y por disfrutar con todo esto, un beso de mi parte y adelante.

Y también a nuestros amigos peregrinos conocidos en este largo trayecto.

Un abrazo a nuestro asesino reconvertido (en realidad eres una persona estupenda, atenta y educada). Al alemán marrano que le den y ojalá se haya bañado aunque sea en un charco. Un recuerdo para la noruega y su andar pausado.

Abrazo para Bernardo y Andreas que ya estarán en su casa recordando esto y preparando nuevas aventuras.

A los alemanes múltiples que hemos tenido que conocer que regresen bien a su patria, y que no vuelvan más, que son mal educados y demasiado serios. También que hablan mucho en alemán.

Santi, eres un tipo estupendo, hemos pasado muy buenos ratos juntos y nos hubiera gustado poder compartir algún ratito más con vosotros. Lo hemos pasado muy bien. Sigue alimentando esa tripa y acaparando conocimientos sobre restaurantes y otros lugares de buena vida.

Joan y Josep, también para vosotros un abrazo fuerte y que pronto terminéis el trocito que os queda, espero que nos volvamos a ver pronto por los caminos y pasemos buenas sobremesas juntos. Ha sido un placer compartir camino y mesa con vosotros y queda pendiente la conversación sobre el nacionalismo catalán.

Jordi y Josep, ha sido una pena coincidir tan poco tiempo con vosotros, cuando pasaba por Sitges el lunes os recordaba y os mandé un abrazo que espero os haya llegado bien. También a Carmen un abrazo y esperamos verla pronto por esos caminos del mundo, ánimo peregrina y que las reparaciones funcionen bien.

Por último un abrazo enorme a Joseba, perdona mis constantes bromas, mi pesadez… Ha sido estupendo compartir este tiempo contigo, como ya te he dicho, un abrazo y nos vemos dentro de poco por tu hermosa tierra que sabes tanto me gusta.

Adiós a todos y espero que hayáis disfrutado tanto como yo escribiendo. Ahora espero vuestros comentarios de despedida y prometo revisar todo esto con tiempo para corregirlo un poquito. Perdonad los errores y hasta siempre…

Continuará este verano desde Irún.

Anuncios