15ª Carcaboso – Aldeanueva del Camino

Ir a etapa 14ª                                                                                                                    Ir a etapa 16ª

El camino de hoy ha sido un agradable paseo; bueno, en realidad han sido dos agradables paseos. Dos agradables paseos de 20 km cada uno. Para el que no lo pille diré claramente que es una ironía, es una manera de decir que la etapa tenía 40 quilómetros sin nada en medio. Ese ha sido nuestro planteamiento a la hora de afrontar la etapa más dura de toda esta ruta. Por otro lado una de las más bonitas y emblemática en su paso por el arco de Cáparra.

Vista del arco de Cáparra

Vista del arco de Cáparra

Si quitamos la dureza de hacer dos etapas de 20 el mismo día tendremos que comenzar por deciros que ha sido precioso: temperatura muy agradable sin frío pero también sin mucho calor y por un paisaje maravilloso. El campo está verde y todo está en floración. Hemos pasado por dehesas llenas de ganado y hemos tenido que cruzar entre rebaños de vacas. En uno de esos lugares uno de los terneros más grandecitos ha decido perseguir a Joseba y casi le topa, da un poco de cosa pasar por entre estos bichos pensando que en cualquier momento se pueden poner en plan vaquilla de feria. Un consuelo es pensar que no hemos oído hasta ahora la noticia de que algún toro haya corneado a un peregrino nunca, pero no nos fiamos.

Toros preparados para atacar a pobres peregrinos

Toros preparados para atacar a pobres peregrinos

Bueno, vamos por partes: lo primero felicitar a Mar, mi hija, porque hoy es su cumple. Un beso muy fuerte de tu padre y otro de su compañero peregrino. Disfruta de la camiseta que te ha regalado tu hermana después de su broma de tenerla perdida.

Nada digno de resaltar salvo el descanso y el partido de fútbol tomando una cervecita (Sin alcohol), luego otra (sin alcohol) y luego unas copitas de vino con la cena (sin alcohol). Tambíen sin alcohol fue el orujo que nos habíamos tomado a media tarde. La cena fue ligerita: Joseba un bocata y yo un plato de sopa y un bistec.

Mientras el barça ganaba y el athletic perdía pasó la noche entre comentarios forofos de los hinchas del Madrid que esperaban ansiosos la derrota del Barça y el posterior triunfo del Madrid. Lo más suave que oíamos era que le reventaran las narices a Mesi o que le rompieran las piernas a Etoo.

Así estaba el panorama de modo que hemos decidido irnos a la habitación a ver el partido del Madrid y evitar los comentarios de la peña, entre otros de un zumbado que cada media hora nos preguntaba si éramos peregrinos.

Mientras Joseba veía el partido entre sueños yo he estado trabajando con el acceso del hostal y me he puesto al día con el correo electrónico y tras haber publicado las tres entradas pendientes con sus respectivas fotos.

Noche perfecta entre sábanas de verdad y despertar a la hora convenida. Desayuno en el bar a las 7 un café con churros (bastante flojitos, la verdad). Hemos recogido la ropa que no estaba seca del todo y hemos cargado agua. Tras esta preparación hemos iniciado nuestra primera etapa del día hasta el arco de Cáparra.

No puedo describir todo lo que hemos disfrutado en este trozo del camino, miedo incluido entre vacas. Temperatura perfecta con fresquito pero sin frío y por fin me he puesto las gafas de sol después de una semana. Hemos ido oyendo la carrera de Fórmula 1 y el desastre de Fernando Alonso entre los cantos de las aves. Por fin he visto una cigüeña negra; no estoy del todo seguro porque la he visto muy poco pero juraría que lo era.

El camino por la dehesa

El camino por la dehesa

Entre dehesas, vacas, portones, brisa de mañana y Fernando Alonso hemos llegado a Cáparra. Antes he llamado a Mar para felicitarla y también he hablado con Isa que me ha contado que han salido a andar y se han calado en Lorca. Es curioso: vosotros allí mojados y nosotros disfrutando del sol.

La etapa discurre por el valle de Ambroz, paralelo al valle del Jerte y entre los dos hay una sierra enorme que hemos visto desde el principio cubierta de nieve. Todo perfecto.

Vista sobre el camino

Vista sobre el camino

Al llegar a Cáparra hemos encontrado a una familia de turistas visitando los restos. Cáparra está muy cambiada desde la última vez que estuve allí: están excavando por todas partes.

Arco de Cáparra al fondo

Arco de Cáparra al fondo

Nos han hecho una foto a los dos juntos aprovechando los turistas y nos han contado que uno de ellos había hecho la Vía de la plata en bici.

Dos peregrinos bajo el arco de Cáparra

Dos peregrinos bajo el arco de Cáparra

Así hemos iniciado la segunda etapa de la mañana: otros 20 quilómetros. También ha sido muy bonita en el paisaje pero se nos ha hecho muy dura. Poco a poco nos hemos ido acercando a las montañas con la nieve ya que todo el rato se va en ligero ascenso. Además las obras de la autovía ha hecho que tengamos que dar varias vueltas que han alargado aún más el quilometraje. Los diez últimos quilómetros muy duros y con el cansancio acumulado pero con buena temperatura y buen ánimo.

Ni siquiera una etapa como esta nos ha bajado la moral y hemos seguido con nuestro buen humor. Casi llegando hemos encontrado un toro con bastantes ganas de marcha (de la que podéis imaginar) Joseba ha dicho que él no estaba para muchas fiestas pero yo le he contestado que si quería algo yo ya no tenía fuerzas ni para ofrecer resistencia, que me hiciera suyo porque yo no estaba para luchas.

Poco antes de llegar se ofrece la oportunidad de hacer los últimos quilómetros por carretera nacional y con un mesón a poca distancia pero hemos rechazado ese recorte por evitar la carretera ya que tenía bastante tráfico y además nos machaca las plantas de los pies.

Restos de calzada romana

Restos de calzada romana

Nada más que decir sobre la etapa, sin mayor novedad y hasta la zona genital hemos alcanzado el pueblo de Aldeanueva del camino y hemos llegado al Albergue. Cuando hemos entrado no había nadie, estaba abierto y era un local mugriento, lleno de mierda y dios sabe qué más cosas. Después de 40 km no estábamos para meternos en una cueva como esa y los dos lo hemos tenido claro: vamos a buscar algo decente que nos lo merecemos. Hemos salido a la carretera y un poco más abajo hemos encontrado un hotel rural. Esto es el paraíso, con piscina, un entorno precioso, las vistas estupendas y el edificio una monada. Al llegar hemos preguntado al señor si tenía habitación y nos ha dicho que sí, pero que era un poquito cara.

Entrada al hotel de las tres mentiras

Entrada al hotel de las tres mentiras

No hay problema por un día hemos decidido pagar algo más (tampoco es un disparate y tenemos de todo: 54 euros la doble).

10-hotel

Ducha rápida y nos ha preparado mientras un menú de recuperación inmediata: caldito para hacer cuerpo, revuelto de espárragos trigueros de primero y pedazo chuletón de segundo, regado con una botellita de vino (sin alcohol, claro). Postre macedonia de frutas naturales y café. Ya le había dicho yo a Joseba llegando al pueblo que debíamos tener una conversación muy seria con alguna de las vacas que habíamos visto en el camino y así ha sido, la hemos tenido pero esta vaca estaba en un plato y a trozos (ummm que rico).

Qué más os puedo contar. He lavado la ropa (Joseba no ha lavado porque dice que mañana tendrá más tiempo), y hemos descansado un ratito. Ahora vamos a ir a dar una vuelta por el pueblo que parece bastante bonito, ha cambiado completamente el panorama y este pueblo es de un estilo mucho más serrano.

Calle de Aldeanueva del camino

Calle de Aldeanueva del camino

Parte de guerra es que Joseba tiene una pequeña ampolla junto al talón que hemos cubierto con un compeed y que yo tengo un problema con las botas porque me hacen una rozadura en la zona de la uña del dedo gordo del pie izquierdo que destroza los calcetines y ya me ha roto cuatro. Voy a tener problemas porque me estoy quedando sin ninguno y además en el etapón de hoy se me ha roto en la ruta y me ha hecho una pequeña herida en esa zona junto a la uña. Por lo demás todo bien. Cansados pero contentos con lo hecho.

Puente romano

Puente romano

Resumen de la etapa: 39,7 quilómetros a 5,7 de media en 6:58 horas de andar y estamos a 501 metros de altura según el gps, que se está quedando sin pilas y tenemos que reponerlas, al igual que pastillas para mi colesterol (aunque no sé para qué porque con esta actividad vamos a tener que pincharnos colesterol porque debemos tenerlo en negativo), calcetines de repuesto para los dos porque Joseba también los desgasta por la planta y Joseba que dice que va a perder hasta los calzoncillos a este paso porque van a acabar como los del italo-suizo de los calzoncillos desgastados. Acaba de descubrir la maravilla del Mitosil para las rozaduras y poco más. Vamos a dar una vuelta y tomar un orujo (sin alcohol) en el pueblo.

Leer entrada

Ir a etapa 14ª                                                                                                                    Ir a etapa 16ª

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s