33ª Dozón – Silleda

Ir a etapa 32ª                                                                                                                   Ir a etapa 34ª

Menuda noche de fútbol: lo siento por los del Madrid, que deben estar muy tristes después de haber tenido casi logrado su objetivo, que se clasificara el Chelsey. No fue así y pudimos ver el partido rodeados de culés en un bar culé. Para los madridistas os queda el consuelo de lo injusto del resultado, de que el árbitro ayudó al Barça y del montón de penaltis que se comió. El que no se conforma es porque no quiere.

Después del día que habíamos tenido estábamos muertos del todo. A pesar de eso saqué fuerzas para escribir el comentario del día mientras nos hidratábamos (esta vez de verdad) y esperábamos la hora del partido. Cogimos una mesa privilegiada frente a la tele porque esperábamos que se llenara de gente ya que nos habían dicho que eran del barça y un escudo enorme bajo el televisor así lo confirmaba.

La señora del bar nos había dicho que para cenar no había nada en el bar pero que podíamos tomar algo de embutido y queso pero no había pan. Lo que no nos había dicho es que no tenían nada en el bar sino que ellos tenían debajo un super y tú tenías que ir a comprar las cosas allí: en el descanso del partido se me ocurre pedir algo de picar y me mandan al super. Nada más llegar me dice que la máquina de cortar embutido estaba ya limpia, ante esta situación le supliqué unos cortecitos de chorizo y unas lonchas de queso, dos plátanos por cabeza y una lata de berberechos incomibles.

Esa fue nuestra cena de la noche después de la paliza de etapa mientras yo sufría el partido como un forofo al uso mientras unos capullos del madrid habían ido a ver el partido y se mofaban de todo lo que iba pasando, encantados con el resultado y burlándose ante la situación.

El ambiente cada vez era más tenso: las burlas de los madridistas aumentaban de tono ante cada acción de juego en la que parecía imposible el milagro, los culés cada vez más nerviosos ante la espectativa y…. llegó el éxtasis con el gol de Iniesta. El bar gritaba al unísono con todos los aficionados saltando y abrazándose de alegría. La rabia y la emoción contenida en todo el tiempo se desató en pocos segundos. Los minutos finales del partido hasta el toque final fueron de infarto pero terminó todo: estamos en la final.

Nada más acabar el partido fuimos a pagar y la señora del bar nos confesó que todos creían que éramos del madrid.

Nos fuimos al albergue en el que todo el mundo estaba dormido, recogimos la ropa rápido y nos fuimos a la cama.

Noche movida entre tanta gente durmiendo, algo de frío y ronquidos. A pesar de todo yo he dormido bastante bien (descarga de tensión ante el partido y también por el día sufrido), Joseba dice que ha dormido peor.

El día se ha levantado raro: buen día pero alternaba el frío con el calor. Hemos salido sin desayunar porque el bar estaba cerrado. Hoy teníamos claro que la etapa no podía ser muy larga: la alternativa era ir a Laxe y hacer unos 20 km o seguir hasta Silleda a unos 27, el problema es que en Silleda no hay albergue y no estábamos dispuestos a arriesgarnos a llegar aquí y no encontrar nada para dormir y tener que continuar otro pasón de quilómetros.

A los seis quilómetros hemos encontrado un ″bar″ para un café. Lo de bar es ser muy generoso: dos tipos de aspecto siniestro se encontraban en un antro lleno de colillas, botellas de cerveza, palillos de dientes y todo tipo de mierda. Se acababan de levantar y el tipo medio dormido, o medio memo, o memo entero, no había limpiado allí desde hacía bastante tiempo. Como Joseba iba delante me ha avisado de que el local no era gran cosa: al llegar no me he atrevido ni a dejar en el suelo la mochila de la mierda que había y la he dejado fuera en la calle.

03-camino2

No había ni cafetera y el tipo se ha metido a hacer el café dentro sin que lo viéramos, sólo hemos oído el sonido del microondas. Tras un café rápido sin tocar nada para no mancharnos y no pensar mucho en lo que tendría el fondo de la taza hemos salido rápido en busca de algo digno de un desayuno. Lo hemos encontrado en estación de Lalín, una cafetería muy limpia y llena de gente que no han sido muy atentos al principio pero luego se han portado genial. Nos hemos tomado un par de cafés y tenían un bizcocho digno de mis mejores momentos de cocinero. Durante el segundo trozo de bizcocho la señora nos ha informado amablemente de que en Silleda hay varias opciones para dormir y me ha confirmado que el bizcocho lo hacía ella y era todo natural: tras ofrecerme un tercer pedazo que no he podido rechazar hemos salido de un humor magnífico. El tiempo ha cambiado en ese rato y se ha metido una niebla densa que ya nos ha acompañado toda la etapa.

01-camino1

El camino es duro con constantes subidas y bajadas y además pasa entre las obras del ave. En definitiva dura y fea porque está siempre paralela a una carretera con mucho tráfico y por zonas de obras.

02-puente

Hemos llegado cansados, sobre todo por la acumulación del día de ayer, pero estupendamente. Silleda es un pueblo grande y con todos los servicios aunque no tiene nada. Hemos buscado habitación en un hostal simple pero limpio. Después de la ducha y lavar ropa (Joseba no ha lavado hoy ropa, para que luego no digáis nada) hemos bajado a comer al restaurante. El menú no es gran cosa. Una vez terminado hemos decidido ir a dar una vuelta cultural por el pueblo pero a los cinco minutos ya llevábamos dos vueltas por toda la zona cultural: la iglesia y nada más.

04-iglesia-de-silledo

Hemos visto un bar con conexión wifi y nos hemos vuelto al hotel para coger las cosas. Joseba se ha puesto a ver la tele y yo a descansar un rato y pensar concentrado en mis cosas. Estaba yo pensando profundamente en lo mío, (Joseba dice que estaba roncando pero es que no sabe distinguir entre la respiración profunda de los que pensamos y sus ronquidos de gente no pensante) mientras lo oía trajinar en la mochila. Este tío no se puede estar quieto ni en la hora de descanso: resulta que había perdido unos calzoncillos hacía varios días y estaba reorganizando la mochila cuando los ha encontrado: ¿os podéis imaginar?, tiene que organizar los 4000 metros cúbicos de la mochila en la que uno puede perder todo tipo de cosas sin encontrarlas en días. Yo todos los días lo que hago es meter las cosas en la mochila a presión: una sobre otra hasta que está lleno pero este tío se organiza la mochila, estudia dónde van las cosas y tiene espacios muertos. Aquellos que consideráis que yo soy un maniático del orden deberíais ver a este tío organizar el espacio de la mochila en el tiempo de mi siesta decidiendo en qué rincón va cada cosa: lo que digo yo, que hay gente pa′to; a este tío los árboles no le dejan ver el bosque (frase que se ha convertido en lema de nuestro camino este año).

Ahora estamos aquí en el bar de la conexión wifi, he hablado con Antonio un rato (un alumno de hace algunos años) y he leído el periódico.

Esto se acaba ya, lo vamos notando en todo: hemos perdido a casi toda la gente de los últimos días, creemos haber dejado a nuestro asesino en serie que ha continuado unos quilómetros más para llegar a Santiago mañana; en el albergue ayer había gente que no conocemos de nada y echamos de menos a todos los que nos han acompañado: amigos catalanes Santi, Joan y Josep; ciclistas sevillanos Carlos y Jesús, Julián, alemán marrano, equipo A (por dónde andarán), noruega, alemanes varios, Andreas (bebedor de cerveza) y bernardo, nuestro peregrino asesinado y revivido y su amigo de ourense, el italiano Giulio… No recuerdo ahora a nadie más. Un recuerdo también para nuestra amable mesonera, nuestra guía turística en Xunqueira, nuestra camarera informática en Riego…

Esto va sonando a final y nosotros vamos percibiendo Santiago a lo lejos. Hoy es jornada de descanso y recuperación antes de terminar. Esta noche iremos a tomar algo a alguna tasquilla de por aquí y seguiremos comentando nuestras cosas, recordando las anécdotas y… probando ya una botellita de Alvariño que no hemos tenido oportunidad aún.

Un abrazo y esperamos vuestros comentarios (los del madrid no os preocupéis que creo que Florentino se va a presentar a las elecciones del Barça para no tener que comprar a Xavi, Iniesta…) Nosotros vamos a continuar bebiendo nuestra cerveza mientras en la tele un descendiente directo del mono intenta ligar con una sesentona que conoció en internet… Las cosas del camino.

Resumen de etapa: 29,8 a 5,6 de media en 5:21 y estamos a 485 de altura.

Leer la entrada

Ir a etapa 32ª                                                                                                                   Ir a etapa 34ª

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s