2ª Guillena – Castilblanco de los Arroyos

Ir a la etapa 1ª                                                                                                               Ir a la etapa 3ª

Comienza la dehesa

Comienza la dehesa

Poco a poco se van solucionando los problemas, incluso los informáticos. Ayer fue un día complicado por muchas razones. Habituarse a la marcha es un proceso paulatino, la rutina de levantarse, andar, ducharse, lavar la ropa y todo lo demás.

Acabé la etapa cansado como si hubiéramos andado muchos más quilómetros de los que realmente habíamos hecho, con la espalda dolorida y muscularmente cargado. También era domingo, todo cerrado, poca gente en el albergue… En fin, la tarde transcurrió arreglando mi bono de acceso a internet y luego configurando el ordenador entre cerveza, orujo y copa. Poco a poco el albergue se fue llenando en sus 10 posibles plazas. Un matrimonio mayor catalán (lo hemos intuido porque hablan catalán), un chico solo, un señor francés, otro que parece italiano, dos chicas un poco extrañas también catalanas y bastante feas y nosotros (me falta uno que ahora no recuerdo) El caso es que no hemos mantenido relación con ninguno, más allá del saludo de cortesía. A eso de las 8 hemos ido a tomar algo para cenar, pensábamos tomar poca cosa porque no teníamos ganas después de la comida de medio día. Hemos dado una vuelta: es el típico pueblo sevillano, andaluz, blanco, limpio, de gente amable que te saluda al pasar; pero nada especialmente hermoso. En la plaza hemos encontrado un bar donde hemos tomado un flamenquín y una cerveza. He aprovechado para arreglar las fotos y subirlas al blog ¡por fin funciona esto más o menos bien!

Típica calle de pueblo sevillano.

Típica calle de pueblo sevillano.

Al llegar al albergue eran las 9 y media y nos lo hemos encontrado todo cerrado y sin luz, todo el mundo en la cama, bueno, casi todo el mundo. Joseba ha comentado que seguro que había un gabacho y por eso se había ido la gente a dormir temprano. Hemos intentado no hacer mucho ruido y nos hemos acostado, yo he trabajado un rato con el ordenador con la luz apagada porque tenía justo sobre mi cama un enchufe. He leído el periódico y he metido el track al gps para las siguientes etapas porque me había equivocado al organizar los mapas y había preparado los de las etapas de Extremadura en lugar de las primeras. He dispuesto mapas y tracks y lo he arreglado todo para hoy.

Al terminar he cerrado y me he dormido rápido, hasta que han llegado nuestras vecinas de la cama de arriba, las catalanas: han entrado un par de horas después de llegar nosotros y han despertado a todo el mundo hablando y riendo. Parece mentira que la gente no se dé cuenta de que no se puede molestar de ese modo en un lugar en que hay gente. Para colmo mi vecino de litera roncaba como un profesional (este era el que había olvidado: es italiano según creo). Total, entre el roncador, las de las literas de arriba y los demás casi no hemos dormido en toda la noche. Para colmo a eso de las seis el italiano se ha levantado y ha empezado a preparar todo para irse despertando a todo el mundo. Vuelve la pesadilla de los peregrinos capullos que se levantan de noche para caminar sin tener en cuenta el sueño de los demás,  total para salir a la calle a caminar sin luz, casi sin que hayan puesto aún los caminos a esas horas de la madrugada. No acabo de entender a esta gente que se levanta de noche para ir deteniéndose ante cada flor o similar y acabar llegando a última hora a los albergues para volver a la cama temprano y volver a levantarse al día siguiente: así todos los días.

Nosotros hemos esperado a las siete, recogido todo, nos hemos aseado y hemos esperado unos minutos a que abrieran el bar para desayunar. Café con leche y tostada con aceite (el gran descubrimiento que ha hecho Joseba para el desayuno); salida sobre las ocho de la mañana. He puesto en marcha el gps y todo funcionaba bien. Ayer hicimos 22,2 km, borrado y puesto a cero para hoy.

La etapa era cortita y fácil, además el tiempo ha sido estupendo y el paisaje maravilloso: por fin el monte, los conejos, las perdices… Hemos pasado por un par de fincas con vacas y casi todo el tiempo por una cañada para el ganado. Hemos venido charlando y seguimos poniéndonos al día de nuestras cosas, comentando lo bonito que está el campo en esta época del año aquí, sobre todo con lo que ha caído de agua, y la suerte que tenemos con poder hacer lo que hacemos.

Paisaje del camino. Cortijo en ruinas.

Paisaje del camino. Cortijo en ruinas.

Olores y colores en el camino

Olores y colores en el camino

Hemos cruzado por varias fincas abriendo los portones, al abrir uno de ellos casi le rompo la nariz a Joseba porque se me ha escapado el bastón y le he dado de lleno, lleva una marca roja y casi le dejo tuerto. Está claro que este camino va a ser peligroso para mi querido compañero.

Momentos antes de que casi le rompiera la nariz con mi bastón

Momentos antes de que casi le rompiera la nariz con mi bastón

Los últimos cuatro quilómetros han sido por carretera, es decir, un rollo, pero hemos llegado a Castilblanco de los Arroyos a las 11:30. El albergue lo estaban limpiando y hemos ido a tomar una refresco. Ahora son las 12:45 y ya estamos duchados, hemos lavado, nos hemos instalado y he escrito el comentario: ¡qué delicia de día!. Descansar, recuperar y prepararse para mañana que tenemos ya una etapa más seria.

Hoy hemos hecho 17,7 km a una media de 5.3 en 3:20 horas y el perfil era todo de subida: estamos a 346 metros sobre el nivel del mar. Iré poniendo todos los días estos datos.

Estamos encantado y nos hace un tiempo estupendo. Esperamos que continúe.

Ahora mientras yo escribía Joseba ha ido a sellar las credenciales, nos vamos a tomar una cerveza y buscar un sitio para comer, luego descansaremos y daremos una vuelta, si todo marcha como debe trabajaré esta tarde porque creo que tendré buen acceso a internet.

Acabamos de encontrar un lugar genial para comer: menú variado a 9 euros, acceso a internet y cerveza comiendo chochitos (altramuces, tranquilos que dice el del bar que se llaman así). ¡Da gusto encontrar gente amable cuando estás en el camino!

Hospedería de la plata

Hospedería de la plata

Leer la entrada.

Ir a la etapa 1ª                                                                                                               Ir a la etapa 3ª

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s