4ª Almadén de la Plata – Monesterio

Ir a la etapa 3ª                                                                                                               Ir a la etapa 5ª

La tarde ha transcurrido de un modo agradable. Después de escribir la entrada del día y revisar el correo. He tardado un montón en hacerlo porque no tengo cobertura 3G, hemos salido a dar un paseo tras recoger la ropa que ya estaba seca. Charlar, pasear, hacer fotos y hablar por teléfono con la familia hasta llegar al otro bar del pueblo (el primero es Casa Concha, donde hemos comido), allí nos han dicho que abren a las 6 para poder desayunar y nos hemos largado rápido porque estaban jugando a las cartas y fumando sin parar.

Una iglesia en Almadén de la Plata

Una iglesia en Almadén de la Plata

La otra iglesia

La otra iglesia

Hemos decidido ir al otro y ya no hemos salido en todo el rato. Nos hemos tomado un par de cerveza y hemos charlado sobre los problemas de nuestras casas los días en que nosotros no estamos: polillas y hacienda… Al poco rato han llegado los dos italiano-suizos-locos que nos faltaban por controlar. El más delgado se nos ha puesto a contar todas las veces que ha hecho el camino y le hemos dejado hablar hasta que nos ha preguntado a nosotros si era nuestro primer camino. Hemos bromeado un rato y nos han contado un montón de cosas sobre su vida y eso (nada en especial). Luego se han marchado a llamar por teléfono y nosotros hemos pedido la cena mientras veíamos el primer tiempo del partido del Villareal; yo he cenado gazpacho y boquerones y Joseba se ha pedido una ensalada y un guiso de carne, todo aceptable y no muy fuerte por no cargar para la noche.

Después nos hemos venido hacia el albergue dando un paseo y comentando que mañana nos hará bastante frío porque la noche se presenta fresca. En la habitación hay un montón de gente charlando animadamente y no parece que se tenga mucho sueño. Yo he aprovechado este rato tranquilito para escribir la parte del comentario de mañana porque imagino que llegaré cansado y sin muchas ganas de casi nada. Mañana tenemos que buscar, además, un hotel porque en Monesterio no hay albergue.

Ahora voy a revisar un poco la etapa y me iré a descansar, quizás ponga un rato la radio pero me quedaré dormido enseguida. Joseba se ha ido a lavar los dientes y ya ha entrado en la habitación, imagino que para dormir. Enfrente hay una pareja de alemanes que han aparecido hoy, no parecen demasiado simpáticos. También se ven nuevas caras por el albergue que poco a poco iremos describiendo. Cuando estábamos cenando también han llegado las chicas catalanas y han cenado enfrente. Estamos casi todos ya por aquí. Han llegado ya al albergue porque cierran a las 22:30 y faltan ya pocos minutos. Mañana seguiré contando las peripecias de la etapa espero que desde Monesterio.

Al final me fui a dormir pronto, la luz ya estaba apagada y me puse a escuchar un rato la radio, oí el final del partido del Villareal pero me quedé dormido muy rápido. He despertado sobre las tres para ir al servicio y la gente roncaba por todas partes. De todos modos a partir de ese momento todo el mundo se ha callado y nada destacable hasta las 7 de la mañana. Hoy estaba esperando despierto a que me llamara Joseba, he decidido que no me iba a sobresaltar, he esperado paciente pero he dado una cabezada justo a las siete, me ha despertado a las 7 y un minuto y me ha sobresaltado, joder!!! estoy dispuesto a conseguirlo aunque me cueste todo el camino, un día de estos cuando me diga que me tengo que me levantar le diré conscientemente que se vaya a la mierda y que ya estoy despierto, lo prometo, aunque tenga que estar un buen rato esperando y pasen un montón de mañanas de sobresalto diario.

Todo el mundo se ha levantado al mismo tiempo salvo los ciclistas que llegaron anoche a última hora, se fueron a cenar cuando nosotros íbamos a la cama y llegaron a eso de las doce, según cuenta Joseba. Esta mañana les han encendido la luz y ellos les han pedido que se callaran porque querían dormir; lo debían haber pensado antes… cuando jodían al personal anoche.

Hemos visto también desayunado en el albergue a las chicas catalanas, el catalán y sevillano, los italianos, los franceses, los alemanes. Hemos ido a desayunar nosotros al bar que abría a las 6 un café y en marcha, allí estaba el matrimonio cuyo señor se rompió el otro día la muñeca cuando se cayó saliendo de Sevilla porque se atascó con una vía de tren, nos han dicho que ellos llegan hasta Mérida.

La mañana ha sido maravillosa, el camino de la primera parte precioso, dehesa, los primeros cerdos, ovejas, vacas…

Los primeros cerdos ibéricos del camino

Los primeros cerdos ibéricos del camino

Abriendo y cerrando portones sin parar. La temperatura era perfecta y hemos avanzado rápidos aunque el terreno era en ascenso suave continuo. No hemos parado de hablar en esos quilómetros: política, familia, cotilleos, incluso algo de trabajo aunque de lo que menos. Así sin mucho más y disfrutando como enanos de esta experiencia hemos llegado al Real de la Jara. Pueblo bonito, pequeño, blanco y final del camino en Sevilla.

Vista de entrada al Real de la Jara

Vista de entrada al Real de la Jara

A la entrada del pueblo está el albergue de peregrinos

A la entrada del pueblo está el albergue de peregrinos

Hemos entrado en un barecillo del pueblo y tomado un café con leche y un bocata de vicio: caña de cerdo Joseba y filete de cerdo yo, a la plancha con pan calentito y blandito: maravilla de almuerzo. Después el camino transcurre hasta un castillo en ruinas que está en el límite de Extremadura. Varios nidos de cigüeñas están colocados en los muros del castillo con un animado trasiego de aves. Es la mejor despedida de Andalucía que podíamos esperar

Límite entre Extremadura y Andalucía

Límite entre Extremadura y Andalucía

Castillo en ruinas con nidos de cigüeñas

Castillo en ruinas con nidos de cigüeñas

La mañana era perfecta para andar, el camino fácil y hemos disfrutado de las aves, de los paisajes, incluso hemos visto la primera piara de cerdos y hasta una cierva tranquilamente tumbada junto a un rebaño de cabras, también una liebre corriendo por el camino.

Señalización del camino en Extremadura

Señalización del camino en Extremadura

Poco a poco cada vez más cansados, la última parte ha sido mucho más desagradable, el camino llega hasta cruzar con la autovía, es la venta del culebrín: allí comienza a ir paralelo entre la autovía y la antigua carretera nacional. Para colmo tiene una subida de unos 200 de altura y el paisaje se hace mucho más feo con eucaliptos y poca más vegetación.

Así de bonita está la dehesa

Así de bonita está la dehesa

Se pasa por diversas fincas hasta llegar al camping cercano al monasterio de Tentudia, ya casi llegando a Monesterio. Una última cuesta matadora con calor ya bastante fuerte para llegar hasta el mismo pueblo.

Monesterio no parece un pueblo muy bonito, es el típico pueblo de carretera donde hay un montón de sitios para comprar embutido típico y otros productos de la zona pero que ha perdido gran parte de su negocio al construir la autovía, lo que ha hecho que los coches dejen de pasar por aquí. Este problema lo vamos a ir encontrando en otros muchos lugares del camino ya que hace poco que la autovía está terminada y muchos lugares parece que aún no han asimilado bien la nueva situación y la crisis enorme que les ha provocado. Poco después hemos encontrado el hostal Moya que nos habían dicho los italianos que estaba bien, hemos visto que no tenía mala pinta y hemos pedido habitación doble para esta noche, por fin solos sin tener que aguantar más ronquidos que los conocidos de mi amigo Joseba.

Hemos llegado a las 14:30, Joseba se ha peleado nuevamente con el agua caliente de la ducha hasta dejarla preparada para ducharme yo si ningún problema (va a tener que hacer algo porque no consigue ducharse con normalidad sin morirse de frío por el agua y yo estoy dispuesto a facilitarle un manual de instrucciones en castellano sobre el uso de los grifos fuera de Euskadi). Luego hemos ido al restaurante para comer: una sopa de picadillo y caldereta de cordero y Joseba estofado de ternera y caldereta (con dos cojones) Hemos lavado la ropa, tendido (con el sol que hace se secará rápido) y nos disponemos a descansar y recuperarnos un poquito.

Acabo de descubrir que mi calcetín tiene un agujero por la parte de arriba de la uña: vaya una mierda con el dineral que me costaron y que me compré para venir, espero que no les pase lo mismo a los otros porque si no voy a Nortes y los mato porque lo compré para venir aquí.

Resumen de la etapa: 34,2 km recorridos a una media de 5,6. 6:08 de tiempo en marcha. Altura aquí de 754 m. Esto ya sí es una etapa en serio.

Esta tarde cervecita viendo el barça y descanso para mañana, tenemos previsto probar el jamón de la zona con un buen vinito… ay omá que rico!!!…

Leer la entrada

Ir a la etapa 3ª                                                                                                               Ir a la etapa 5ª

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s