Sábado en Sevilla

Día completo en Sevilla: hemos pasado la mañana viendo un montón de cosas y paseando. Plaza de España, la catedral, Sierpes…

La plaza España y yo en Granada

La plaza España y yo en Granada

A media mañana hemos ido a que nos sellaran y nos ha atendido un señor sacerdote de los de darnos consejos y explicaciones: yo le he dicho a Joseba que no hablara porque lo importante era que nos sellara y no que le explicara que la iglesia le importa un bledo y que son unos abusadores… yo soy mucho más falso en mis planteamientos y puedo pasar mejor por católico practicante y defensor de los principios nacionales. He llamado a la puerta y he entrado para explicarle el motivo de nuestra visita pero este señor (que tiene fama de bastante mala leche en su atención a peregrinos según nos contaron después) nos ha comenzado a poner problemas por todo. En ese momento le he dicho que no se preocupara, que íbamos a empezar de nuevo y que iba a salir y cerrar la puerta para volver a empezar. Al final de todo tampoco la cosa ha llegado a tanto: el tipo nos ha sellado y nos ha dado una patada en el culo (sentido figurado).

Hemos ido hacia la maestranza y hemos pasado a ver el museo: la plaza una maravilla, el museo aceptable y cuernos por todas partes. La guía hablaba un inglés puro de Triana estilo “ai am veri hapi”.

En la Maestranza.

En la Maestranza.

Amparo me ha llamado para que quedáramos por la tarde y me ha aconsejado comer en la taberna de Pepe Hillo (una maravilla). Nos hemos acercado a la torre del oro y después a comer: salmorejo, presa ibérica… (¡Dios qué bien se tapea en Sevilla!). Seguimos teniendo suerte con los sitios porque llegamos temprano, antes de que se monte el follón. La gente suele ir a los bares tarde y nosotros llegamos siempre media hora antes de la hora punta, lo que nos permite que nos atiendan bien y que podamos disfrutar antes de los agobios que se montan poco después. Al terminar ya teníamos varios grupos de lugareños esperando para ocupar nuestra mesa.

Luego hemos ido al hotel a descansar un rato y a las cinco hemos vuelto a la visita tras la incorporación de nuestra cicerone particular: Amparo. Gracias por tu compañía y por tu guía, hemos visto iglesias, tronos (Macarena, Jesús del gran Poder, Salvador…). También ha venido a vernos Pepe, hermano de Alfonso con su chica (muy maja) y hemos pasado la tarde viendo, paseando, charlando (sobre todo Joseba) hasta acabar en una tetería, baños árabes en la que Pepe y su chica se han despedido y nosotros nos hemos relajado un ratito.

Jesús del Gran Poder preparado para procesionar

Jesús del Gran Poder preparado para procesionar

qué guapa!!!

qué guapa!!!

Mar me ha llamado y también mamá, todo en orden en casa.

Hemos acabado cenando en un bar muy majo junto a la giralda, luego Amparo se ha despedido (hemos prometido vernos la próxima semana santa aquí) y hemos vuelto al hotel. Dos horas de intentar conectarme a internet y a dormir, nerviosos y ansiosos por empezar el camino mañana.

Cena de despedida para una jornada maravillosa

Cena de despedida para una jornada maravillosa

Leer la entrada original

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s