Picaduras sospechosas por todo el cuerpo


Lo primero que quiero hacer hoy es pedir disculpas por los errores ortográficos que aparecen constantemente, es uno de los precios que tengo que pagar por escribir todos los días y porque el corrector del iPad es una porquería y me cambia muchas palabras según le parece. No tengo mucho tiempo de revisar los textos y por eso no se puede corregir todo.
Desde hace un par de días las cosas parecen mejorar para las chicas, sobre todo después de que Mar madre e Isa intercambiaran sus zapatillas. Las heridas de Isa van mejorando mucho y ya puede incluso bajar las escaleras con “dignidad” peregrina. El que ha ido recogiendo la peor parte he sido yo ya que hace dos días que no paran de salirme ronchas por todo el cuerpo. No sabemos si se tratará de mosquitos que hayan decidido machacarme o algún bicho que hubiera en alguno de los lugares en los que hemos dormido, o quizás podría tratarse de algún otro bicho que me haya asaltado por el campo, el caso es que mis brazos, piernas y cuello parecen un verdadero mapa en relieve que no me deja vivir por la constante picazón. Comenzó ayer y hoy se ha ido extendiendo más y más hasta que hace un rato he comprado una pomada en la farmacia para ver si consigo rebajar la molestia. Por lo demás todo va estupendamente y las etapas se suceden entre las bromas y canciones de Isa junto a su buen humor que nos contagia a todos.
En estos días se van añadiendo nuevos peregrinos con los que vamos coincidiendo y otros que se van marchando. El de los cincuenta quilómetros al día ya no lo vemos desde ayer y parece que al final se ha marchado, no sabemos si después de haber logrado culminar su aventura peregrina o con las manos vacías y los pies llenos de ampollas.
Hace algunos días que venimos coincidiendo con un grupo de seis señores de cincuenta y tantos, muy ruidosos ellos y muy realizados que casi no saludan. Se trata del típico grupo de amigos que vienen a desconectar y liberarse unos días pero que no se relacionan con mucha gente. Algunos parece que ya van algo tocados y marchan con dificultad de modo que hoy los hemos estado encontrando desperdigados por todas partes.
Al salir ayer a dar una vuelta por Bercianos coincidimos con los peregrinos que salín de la ermita, mi amigo el peregrino del perro se me abrazó muy alegre de vernos y nos preguntó por las novedades físicas, sobre todo por Isa y sus pies. Nos cuenta que el perro va bastante bien pero que tiene que aplicarle betadine y voltaren y le tiene que dar algún antiinflamatorio, dice que no va a poder continuar mucho más porque el perro va muy agotado. La verdad es que siempre que he visto a gente hacer el camino con perros en verano me ha parecido una burrada porque tengo la sensación de que los animales sufren mucho, alguna vez incluso vi algunos con las almohadillas destrozadas y creo que es difícil porque a tu propio cuidado debes añadir el del animal.
Nos dimos un paseo hasta el albergue que estaba lleno de gente, parece que lo han arreglado algo aunque mantiene su zona de reflexión espiritual y ya tenían preparadas las mesas para el desayuno. Nosotros estuvimos alojados aquí Mar y yo cuando los vecinos montaron la fiesta.

20110812-181423.jpg
Al regresar hacia el hostal Mar madre se ha parado a charlar un ratito con unas señoras que estaban sentadas en la puerta de casa intentando tomar algo de fresco, nos han contado que desde hace un par de días el calor es insoportable y que ya no saben qué hacer porque no están acostumbradas. La verdad es que la temperatura ha subido mucho en los últimos días y nosotros vamos bien porque organizamos las etapas para terminar pronto y que el sol no nos machaque mucho.
Sobre las 9 hemos ido a cenar algo al bar, unos bocatas para las niñas y alguna tacón para completar. La jornada en Bercianos ha sido tranquila y relajante y nos ha venido muy bien tanto a nivel físico como mental.
Esta mañana el despertador ha sonado a las seis pero yo ya llevaba un buen rato despierto porque los picores no me dejaban dormir. Nos hemos puesto en marcha a las 6:45 después de organizar mochilas, asearnos y arreglar los pies de las chicas.
La primera parte eran unos siete quilómetros hasta el Burgos Ranero. Al salir todavía no estaba muy clara la mañana y hacía bastante fresco, aunque no suficiente como para ponemos el suéter de manga larga, salvo a Mar hija que siempre tiene frío. El camino en este tramo es un verdadero suplicio porque va paralelo a la autovía y el sonido de fondo son el constante paso de coches y camiones al que se añade la nueva vía del tren. Es un andadero junto a la carretera secundaria que tomamos en Sahagún y que no abandonaremos hasta llegar a Mansilla de las Mulas.

20110812-182314.jpg
Hemos desayunado en un mesón nuevo donde ya estaban el grupo de los seis peregrinos y algunos más. Antes yo siempre iba al mesón que hay enfrente del antiguo albergue, en ese mesón dormimos Emilio y yo el primer año después de haber hecho más de 100km. El camino que hice yo sólo dormí en el albergue, un lugar muy bonito pero que ya entonces estaba bastante descuidado y daba sensación de antro.
En los caminos posteriores ya nunca he dormido en el Burgo y sólo he ido de paso a escuchar a la salida del pueblo el canto de las ranas en la charca que hay allí. Hoy he visto que la charca debe estar seca casi completamente porque no he visto nada, aunque la verdad es que tampoco nos hemos entretenido mucho.
En el camino a Reliegos nos han adelantado un grupo enorme de ciclistas que llevaban banderas checas, en Reliegos le han pedido a Mar hija que les hiciera unas fotos y al aceptar han sacado un montón de cámaras. También hemos adelantado a un señor que lleva un curioso sistema de arrastrar la mochila.

20110812-183051.jpg
En Reliegos hemos hecho una nueva parada técnica a base de patatas fritas y aceitunas. Sin mayores contratiempos hemos puesto rumbo directo al destino final de etapa: Mansilla de las Mulas.
Hemos llegado sobre la una con tiempo de una ducha recuperadora y un paso por la farmacia para reponer y para comprar mi pomada para los picores. Luego hemos comido un menú en el restaurante de abajo, sencillo pero económico. Las chicas se han pegado una buena siesta y yo me ha bajado a escribir al bar de enfrente que tiene wifi mientras doy cuenta de un orujomde hierbas con un partido repetido del Madrid como música de fondo.
Ahora daremos una vuelta por Mansilla antes de cenar algo, mañana llegamos a León y se va acercando la parte final. Sólo espero que vayan desapareciendo los picores, me tomaré otro orujo a ver si consigo minimizar los efectos.
Resumen de la etapa: 26,6km en 5 horas y 3 minutos a una media de 5,3km/h.

Anuncios

Un día de descanso


El camino para llegar a Carrión se hizo bastante duro por el calor y por la acumulación de quilómetros. La que peor lo pasó fue Isa porque, tiene una herida justo debajo de un dedo del pie y además una ampolla en el dedo pequeño que la está matando. Lo increíble es que tenga tan buen humor a pesar del dolor.
Por eso cuando el señor nos paró en mitad de ningún sitio para ofrecer os unas ciruelas y enseñarnos el árbol que había preparado para los peregrinos no le hicimos ningún caso y se enfadó, sobre todo con las chicas.

20110811-172233.jpg
Poco antes de llegar a Villalcázar de Sirga hemos adelantado a un grupo de peregrinos italianos que iban rezando el Rosario mientras caminaban. Se trata de una variedad de turigrinos que llevan un autobús con las cosas y ellos van recorriendo algunos trozos del camino entre rezos unos y haciendo fotos con enormes cámaras digitales otros.

20110811-172935.jpg
En Villarcázar hemos tenido que parar otra vez a curarle los pies a Isa porque iba ya que no podía. La llegada a Carrión ha sido muy dura entre las molestias de las chicas en los pies y el calor que ya iba haciendo. Las etapas en las que nos entretenemos tanto como hoy se acaban haciendo muy pesadas.
A la entrada de Carrión está el convento de las claridad, nuestro final de etapa. Allí nos recibió el mismo que lo lleva haciendo un montón de años y que siempre comienza explicando que el albergue está muy bien, con seis duchas y seis lavabos, cocina con microondas, y la llave que se deja en la ventana. Yo lo recuerdo allí explicando lo mismo y todos los peregrinos desde la primera vez que me quedé a dormir. Tienen la hospedería y el albergue como posibilidades de alojamiento. Nosotros habíamos reservado dos habitaciones en la hospedería. Muy sencillas pero todo muy limpio y bien cuidado. Mientras nos subía nos explicaba que hay tres puertas que se abren con tres llaves numeradas: la 1 corresponde a la puerta de acceso a la hospedería, hay que abrir girando a la derecha y para cerrar basta con tirar, no hay que echar la llave; la 2 es la de la zona concreta de las habitaciones, se abre girando a la izquierda… Cuando le he dicho que no se molestara en explicar lo mis o a las niñas porque yo se lo diría él no me ha hecho ni caso y se ha ido a darles las mismas explicaciones sobre cómo dejar las llaves al marcharse al día siguiente. Un verdadero personaje que sólo hace las cosas de una en una y para quien el concepto prisa no existe viviendo entre los muros del convento imagino que toda la vida.

20110811-174243.jpg
Hemos comido en el restaurante de enfrente a la iglesia de Santa María. Allí nos han sentado con tres ciclistas que hacen el camino y que son de Ibi. Nos han contado algunas de sus aventuras mientras dábamos cuenta de un estupendo menú a bien precio.
A terminar la comida hemos ido Isa y yo a urgencias para que le miraran la herida que tiene debajo del dedo del pie porque no conseguimos que se seque y nos preocupa mucho porque le duele mucho. El médico se ha limitado a decir que tiene que parar de andar unos días si queremos que se seque la herida y no se ha molestado en darnos alguna alternativa, encima nos ha dicho que los compeed no sirven para nada y que lo mejor contra las ampollas es poner un doble calcetín y no lavar el de dentro. Parece mentira que un médico que está en el camino tenga tan poca idea de lo que suponen las ampollas para el caminante y sobre como curarías, está claro que todos los problemas del camino se solucionan dejando de andar pero de lo que se trata es de conseguir minimizarlos para seguir caminando.
La realidad es que en esas condiciones Isa no puede continuar y la decisión que hemos tomado es que Mar hija e Isabel mañana tomarán un bus hasta Terradillos mientras nosotros nos vamos andando.
El resto de la tarde la hemos dedicado a comprar en la farmacia alguna pomada cicatrizante que le ayude algo, más agujas para coser ampollas porque hemos agotado existencias y más calcetines con idea de que se vaya cambiando a lo largo de la etapa con idea de ir refrescándole los pies.
Al principio se lo ha tomado muy mal eso de no andar un día porque creía que era una traición al camino pero luego le hemos explicado las cosas y que no se puede hacer estos sin unas mínimas condiciones de pasarlo bien y disfrutar y ella no podía andar de esa forma. Con un día de parada seguro que las heridas le mejorarán mucho. Mar hija también se queda para acompañaría porque tiene una ampolla en el talón que le acabo de abrir y que le molesta mucho.
Mientras las chicas descansaban en la habitación nosotros nos hemos ido a una terraza en la que teníamos internet y hemos terminado de reservar los alojamientos de las últimas etapas que nos quedaban. Hemos tenido algunas dificultades porque muchos sitios están completos pero al final ya tenemos todo reservado hasta Santiago.
Hemos ido a cenar al mis o sitio del mediodía y allí estaba nuestro peregrino de los cincuenta quilómetros al día; lleva varios días que no se separa de una guapa peregrina a la que está haciendo un férreo marcaje aunque las etapas loas hace en bus y taxi. Siempre que lo ve os nos dice que está en su última etapa pero que va a despedir a la gente con la que ha coincidido en el camino, el caso es que al día siguiente lo seguimos viendo igual.
También va os coincidiendo con otro peregrino singular que va caminando con un perro negro y un sombrero rojo en la cabeza. Es del tipo de frikigrinos variedad porretas que se suelen juntar con varios más del mismo estilo y pasan todo el día en el bar más curte del camino bebiendo cerveza sin parar aunque luego no tienen dinero para comer o para el alojamiento. De todos modos no se ve mala persona y de vez en cuando vamos charlando con él y nos va pregu ta do que cómo nos va. Ha llegado a Carrión sobre las diez de la noche aunque nosotros lo habíamos visto en un bar a poco menos de 7km a eso de las 12. Esta variedad de peregrino consideran ser los herederos del verdadero espíritu caminante entre los humos de la marihuana y los calores del vino peleón, se hacen fuertes cuando están juntos y siempre acaba apareciendo una guitarra de algún lugar para amenizar destrozar canciones tipo cantautor. Llevan mochilas llenas de cosas absurdas que no sirven para nada en el camino y enormes bolsas de comida que compran en todos los súper cutres que van encontrando por los pueblos.
Así nos he os ido a dormir despidiéndonos de las niñas para salir nosotros solos a hacer la siguiente etapa.
A las seis nos hemos puesto en marcha, es una sensación muy extraña hacerlo los dos son las niñas, al salir de Carrión a Mar madre se le ha escapado una lágrima y hemos comentado lo que se les echa de menos en el camino, las canciones de Isa, sus historias sobre Tópico y Teo, cuando nos cuenta las películas que ha visto miles de veces, o las charlas sobre la futura vida universitaria de Mar.
El camino hasta Calzadilla de la Cueza son más de 17km sin nada más que una recta interminable adelantando peregrinos. Por fin ha habido un listo que ha montado un Chiringuito en mitad de la recta que estaba lleno de peregrinos a nuestro paso. También hemos visto al peregrino del perro que había montado la tienda de campaña en un Prado junto al camino y había pasado la noche allí junto a su perro.
Nosotros hemos hecho de un tirón los 17km porque la idea era tomar un buen ritmo y no perder mucho rato en ese trozo.
En Calzadilla hemos parado en el mesón y hemos pedido una ración de queso y lomo. El bar rstá atendido por dos camareras extranjeras, como en casi todas partes por aquí. Al pagar me han pedido 10 euros y les he dicho que me parece un abuso por cuatro trozos de queso y otros cuatro de jamón (encima se habían equivocado con el lomo). Es una pena que haya gente sin escrúpulos que intente vivir del camino engañando y ofreciendo un mal servicio a un precio abusivo. Le he dicho que entendía que ellas no tenían la culpa pero que le dijeran al dueño que es un ladrón y que yo no volveré a parar allí a pesar de que siempre lo había hecho en todos los caminos que he pasado por allí.

20110811-182455.jpg
Al pasar por Lédigos hemos recordado cuando estuvimos parando allí en el anterior camino. Le contaba a Mar cómo han ido cambiando estos pueblos desde la primera vez que yo pasé por aquí. Entonces no había nada, ni un simple bar y parecían pueblos fantasma.

20110811-182914.jpg
Al llegar al albergue de Terradillos le he dicho a Mar que recordaba haber parado allí la primera vez que hice el camino yo solo a pie. Está todo casi igual y se respira buen ambiente peregrino. Hemos llegado de los primeros y después de ducharnos hemos bajado a esperar a las niñas que llegaban en el autobús sobre las dos.
Nos han contado que todo les ha ido bien y que han descansado bastante, Isa tiene menos molestias y se encuentra con ánimos de caminar de nuevo así que hoy la idea era probar hasta Sahagún y allí decidir.
La tarde la he pasado escribiendo la entrada de los días pasados ya que he perdido la que había escrito. Tengo acceso a internet pero va muy lento así que sólo pude escribir una parte y hoy me pongo al día en Bercianos.
Por la tarde ha llegado la dueña del albergue y Mar le ha estado contando que yo ya había dormido allí hace unos 15 años, ella se ha acercado a mí y me ha dicho que se acuerda de mi cara así que hemos estado charlando un buen rato del camino, los peregrinos y un montón de cosas.
Para cenar hemos pedido un bocadillo de lomo y luego las chicas se han subido a la habitación mientras yo veía el partido de España contra Italia.
La gente ha comenzado a hacer ruido a partir de las 5. La verdad es que no entendemos que se levanten a esa hora y se pongan en marcha siendo todavía de noche pero luego pierden un montón de tiempo parando por todas partes y acaban llegando mucho después que nosotros.
Hoy la que estaba empanada preparando la mochila era Isa, para colmo hemos perdido mucho tiempo arreglando ampollas, preparando dedos etc. A Mar se le ha ocurrido la idea de ca biar las zapatillas con Isa porque tienen el mismo número y las suyas son muy cómodas y anchas en la parte de los dedos, Ida dice que son muy cómodas y así nos hemos puesto en marcha a las 7:20 con una Magdalena en la boca y un melocotón ellas ya que no hemos sacado de la máquina el chocolate que anoche les había prometido madre.
El camino hasta Sahagún va paralelo a la carretera nacional y la autovía, es una ligera ascensión hasta poco más allá de San Nicolás, donde esta el límite de provincia de Palencia y León. Desde allí ya se ve Sahagún pero la llegada se hace muy pesada. El año que íbamos con Estívaliz por este lugar le picó una araña, o algo así y tuvimos que llevarla a urgencias porque se puso muy mala.

20110811-184604.jpg
A tes el camino llegaba recto pero añora debe sortear carreteras, autopistas y vías de tren lo que le hace dar vueltas y giros que conducen hasta la ermita de la virgen del puente y ya desde allí hasta la ciudad.

20110811-185100.jpg
Sahagún cue ta con uno de los albergues más bonitos del camino, en la parte de arriba de una iglesia que han acondicionado y que utiliza la parte de abajo de las naves como oficina de turismo y lugar de exposiciones. Yo he parado allí dos veces y no pudimos parar el primer año con Emilio porque no encontramos alojamiento en toda la ciudad y al final tuvimos que prolongar la etapa hasta El Burgos Ranero con un total de más de 100km en bici.
Han modificado el trazado del camino por la ciudad y ahora te saca directamente sin pasar por el centro. Nosotros hemos vuelto para tomar un café en la plaza y luego comprar un trozo de empanada en la pastelería. Les he llevado a ver las iglesias de San Tirso y San Lorenzo para que vean la singularidad de estas construcciones echas con ladrillo en lugar de la piedra. Así hemos salido ya con mucho calor y después de que Aida se ca vista de calcetines y se pusiera talco en los pies para que no le suden tanto, parece que los remedios que estamos poniendo en práctica van funcionando.

20110811-185807.jpg
Los últimos km se han hecho muy pesados porque el calor ya estaba pegando fuerte, Isa por fin ha encontrado una denominación para nuestro perfil de peregrinos, somos pitufigrinos que escapamos de las garras malévolas de Gargamel. A Isa definitivamente la ca larga que mejor le sienta es la de color azul pitufo. Entre estas y algunas que otras canciones hemos llegado al hostal Rivero como final de nuestra etapa y después de haber superado, por el momento, muchos de los problemas de los últimos días.
La ducha gratificante, coser alguna nueva ampollita, lavar la ropa y comer unas lentejas (Isa Macarrones porque todos en el restaurante han sido unos desgraciados que han terminado con el arroz a la cubana que ella quería). Después una siesta y yo que he bajado a escribir un rato para ponerme al día.
Ahora daremos un paseo por el pueblo recordando la fiesta que nos dieron aquí los mayores cuando estuvimos parando la última vez. Entonces la tercera edad de Bercianos montó una cena a base de asado de caballa y un baile. Peregrinos y paisanos pasamos una agradable noche bebiendo, charlando y bailando.
Voy a poner el resumen de las últimas etapas:
16 Terradillos-Bercianos 24,1km en 4 horas y 56 minutos a 4,9km/h
15 Carrión-Terradillos 26,7km en 5horas y 1 minuto a 5,3km/h de media.
14 Boadilla-Carrión25 km en 5 horas y 25 minutos a 4,6km/h.
13 Hontanas-Boadilla 28,8km en 5 horas y 51 minutos en 4 ,9 km/h

20110811-191056.jpg