Camino Olvidado Etapa 18ª Congosto – Columbrianos


Con la etapa de hoy concluye nuestro camino olvidado y la primera parte de mi viaje, es hora de despedidas, de reencuentros y de balance de lo vivido y lo caminado. Para empezar un recuerdo muy especial para mi compañero de siempre, Joseba que ahora está en un tren rumbo al punto de destino y su remanso de paz: Mundaka. Hemos disfrutado, como siempre del camino, de la amistad y de todo lo que nos ofrece nuestra cita anual. Este año tampoco ha defraudado y esperamos nuestro próximo camino el verano próximo.También un recuerdo especial para José, nuestro caminante experto. Ha sido todo un placer compartir camino, mesa y bromas durante todos estos días. Eres un compañero de viaje estupendo y hemos aprendido mucho de tu experiencia, pero sobre todo, hemos disfrutado de tu compañía. Tómate una coca-cola a nuestra salud mientras esperas tu tren de regreso a casa y espero que pronto nos veamos por cualquiera de los muchos caminos que nos quedan por hacer a los tres.

Bueno, vamos a hacer una pequeña descripción de la etapa de hoy. Habíamos quedado a las 7:25 en la habitación de José para dejar nuestras cosas porque íbamos a andar sin peso y nosotros dejábamos la habitación pero él no. El plan era dejarlo todo y poder tomar una ducha al regresar de andar, lo que seguro que agradecerían nuestros compañeros de viaje en el tren. 

A las 7:30 hemos bajado a desayunar y después un taxi nos ha llevado hasta el principio de la etapa, justo donde ayer lo dejamos en el bar de Congosto.

La etapa de hoy era sencillita y corta así que nos lo hemos tomado con tranquilidad pero sin olvidar que el día iba a apretar de calor a medida que nos acercáramos al final de la mañana. Un agradable paseo hasta la presa de Bárcena por carreteras secundarias casi sin tráfico, apenas una conductora que nos ha parado para echarnos en cara que no habíamos subido a no sé qué cerró en el que ganabas indulgencia como en Santiago y decirnos que somos unos peregrinos blanditos por no haber hecho el auténtico camino. 

En todo este tramo sólo una pequeña subida rompe la monotonía de andar con el pantano y la central térmica como paisaje de fondo.

A partir de la presa se sigue por la carretera pero se abandona pronto para entrar en una pista grande y sencilla. Es un tramo duro porque el desnivel es fuerte, sobre todo al principio. Una vez tomada la pista todo el tiempo se va bien menos en un tramo en el que el bosque se ha quemado y el camino está sin limpiar. Se trata de una zona cubierta de ramas y árboles quemados que te llevan hasta un campo en el que el camino ha sido arado hasta hacerlo desaparecer. Aquí es imprescindible llevar el track para evitar problemas. No es un terreno difícil de pisar pero debemos tener en cuenta esta circunstancia.

Desde aquí ya todo pistas hasta San Andrés de Montejos y a continuación Columbrianos, lugar de destino de nuestro camino al ser el punto en el que el camino Olvidado y el camino francés se unen.

Hemos tomado algo en Columbrianos y hemos continuado andando haciendo el camino francés en dirección contraria hasta Ponferrada para llegar hasta el hotel. La relajación de haber terminado el camino, el paso constante de peregrinos en dirección contraria a la nuestra (o nosotros a la suya) ha hecho que nos equivoquemos en varias ocasiones hasta que yo he decidido tomar las riendas y he puesto en marcha el Google maps para llevarnos directamente al hotel.

Luego ya todo ha sido seguir lo planificado: nos hemos dado una ducha en la habitación de José y hemos acompañado a Joseba a la estación porque su tren salía a las 2. Nosotros hemos regresado a comer al restaurante y después he sido yo el que he puesto rumbo a la estación tras despedirme de José y desearle un buen regreso a casa, ya que él sale a las 10.

Como conclusión podemos decir que el camino olvidado es una ruta con muchas posibilidades pero a la que le falta mucho para estar a nivel de poder realizarla sin problemas. Para aventurarse a caminar estos 503 km desde Bilbao a Columbrianos hay que tener algo de experiencia y hacer una buena planificación. El terreno es sencillo y hay tramos muy bonitos pero la infraestructura es escasa y el camino está mal señalizado y mal trazado en algunos lugares.

Aunque hay gente interesada en lanzar el camino hace falta coordinación y, sobre todo, apoyo institucional. Hay mucho trabajo que realizar sobre trazados, señalizaciones e infraestructuras básicas. Por lo demás es un camino precioso con tramos muy bonitos desde el valle de salida de Bilbao hasta el paso por la montaña leonesa. Una aventura en la que también hemos conocido a gente muy maja como Chuchi y Nerea, Angels, Patri, la gente de la Fasgarecha y todos los que nos han ayudado de una o de otra forma a hacer que nuestro camino haya sido estupendo.

Ahora voy en el tren rumbo a Santiago para mañana comenzar mi segundo camino del verano desde Ribadeo hasta Finisterre por la costa. Además de cambiar de camino y de paisaje cambio de compañero de ruta y retomo después de algunos años a la peregrina lorquina que más quilómetros lleva recorridos con un servidor. Nos reunimos en Santiago y desde allí continuaré escribiendo las nuevas aventuras y desventuras.

Resumen de la etapa: 14,8 km en 3 h 4 min con 139 metros acumulados subiendo. Etapa en wikiloc.

Anuncios

Camino Olvidado etapa 17ª: San Justo de Cabanillas – Congosto


Hemos amanecido con el pie cambiado hoy porque desde el principio Joseba me ha engañado y me ha hecho levantar antes de la hora acordada. El caso es que no me he dado cuenta hasta que hemos salido y he visto la hora que era: casi media hora antes de lo deseable y lo aconsejable para los humanos.

Si ayer el problema eran los osos hoy nos habían avisado del peligro de los lobos. Nos dijeron que es fácil ver sus excrementos y que se distinguen muy bien de los de los perros porque los primeros suelen tener pelos dentro. Yo he pensado que si se comen a Joseba hoy pelos no van a encontrar en sus heces.

La etapa de hoy ha sido más o menos igual que ayer pero más corta y menos bonita. Subida fuerte con Joseba tomando distancia y acumulando puntos en el premio de la montaña. Cuando íbamos subiendo iba a tal velocidad que se nos han cruzado dos corzos y por poco si los atropella sin verlos salir.

Arriba el camino se une ya con la pista que viene desde Quintana y es todo descenso hasta Labaniego. Un descenso y una subida bastante cómodos por pistas anchas y cómodas de seguir. De cualquier modo hay pocas señalizaciones y conviene llevar el track para evitar perderse ya que no hay cobertura en casi ningún sitio.

En Labaniego el camino marca descenso fuerte por un lugar en el que un curso de agua lo inunda todo, hay piedras y tiene pinta de ser una encerrona. Hemos vuelto al pueblo y hemos decidido tomar la carretera hasta Arlanza. 

El resto de la etapa tramos de carretera, pistas anchas y constante sube y baja con un sol insoportable. En Losada hemos podido tomar algo en el bar de la salida del pueblo muriendo de envidia al ver la piscina preparada.

Hemos llegado a Congosto a las 12:30 y después de recorrer el pueblo por todos lados hemos encontrado el bar. Allí hemos esperado a José porque habíamos quedado con el para tomar un taxi que nos lleve a Ponferrada. En Congosto no hay alojamiento disponible y el mesón del pueblo está cerrado, la idea es ir a dormir a Ponferrada y mañana regresar a Congosto y hacer la etapa final desde allí.

Una hora después y dos cervezas más tarde ha aparecido José medio deshidratado. Ha llamado al taxi y nos hemos instalado en el Hotel El Temple. Tenemos organizado llegar hasta el hotel y coger las cosas para irnos en tren: Joseba a Bilbao y yo a Santiago. El hotel está junto a la estación y eso nos soluciona mañana el problema.

Hemos ido a comer al restaurante del hotel y luego a descansar. Joseba ha ido a la estación para coger su billete de tren y luego nos hemos metido en un bar cerrado que tiene aire acondicionado porque en la calle no se puede vivir. 

El resto del día ha sido hacer tiempo hasta cenar cerca del hotel los tres. Luego hotel con aire acondicionado para soportar el insufrible calor que tenemos en Ponferrada.

Resumen de la etapa: 24,6 km en 5 horas 23 mn con 378 metros de subida acumulada. Etapa en wikiloc.