Camino del Cantábrico etapa 4ª: San Ciprián – Viveiro


A lo largo de la tarde varios chaparrones nos hicieron tener cierta ilusión de que la fiesta podía suspenderse y así permitirnos dormir. Al llegar a la cena incluso la señora del hotel nos ofreció otra habitación interior que no nos solucionó el problema porque el sonido de la música molestaba igual.

Nos fuimos a cenar al restaurante del hotel y enseguida a la habitación hasta que… A las 12 más o menos comenzaron los bailes y danzas. Noche entre gaitas y sonidos patrióticos gallegos en un concierto folk que se prolongó hasta más allá de las cuatro de la mañana. Nuestras súplicas a los dioses no sirvieron para nada y pudimos dormir a ratos entre cantos regionales y gritos de los asistentes exaltando la etílica amistad.

Bastante malhumorados y mínimamente descansados nos pusimos en marcha con un zumo y una palmera de hojaldre comprados en el súper la tarde anterior, ya que todo estaba cerrado.

El camino sale de San Ciprián y las indicaciones marcan entrar hacia el monte evitando la carretera. Nuestra experiencia nos dice que seguir las señales por el interior suele ser algo más complicado y además ofrece un perfil mucho más complejo. Nosotros llevábamos el track de Jagasso y hemos visto que el tramo de carretera no era muy grande y además no había tráfico a esas horas así que hemos decidido seguir la carretera y evitar el peligro de perdernos sin señales. La elección ha sido un acierto porque rápidamente hemos pasado el tramo y hemos vuelto a retomar las señales rojas de la Ruta do Cantábrico justo en el punto en el que la carretera entra hacia la costa evitando la fábrica de aluminio.

Este tramo de la ruta no puede seguir la costa porque el complejo de la fábrica de aluminio y el puerto impiden el paso hasta la zona de Cabo Morás. El primer trozo es bastante feo puesto que vas paralelo a la valla de separación de los complejos industriales. Al menos hemos tenido la suerte de encontrar un estupendo bar abierto nada más tomar el desvío y así hemos tomado un café calentito.

Si bien el primer tramo es bastante pesado lo cierto es que lo que viene a continuación compensa con creces el duro inicio. Varias indicaciones de peligro general nos han hecho dudar un poco sobre si seguir las señales de la ruta. La verdad es que estaba muy bien señalizado todo y eso nos ha hecho animarnos a seguirla en lugar de continuar con el track de Jagasso, que iba más por el interior. Hemos vuelto a acertar.

En Cabo Morás se acumulan los enormes bloques de hormigón que sobraron de la fabricación del puerto y da un aspecto un tanto extraño a toda esa zona. Desde allí se dobla a la izquierda y comienza una preciosa senda en constante sube y baja paralelo a la Costa justo por encima de los acantilados. 

Es verdad que hasta ahora el camino no había defraudado pero lo de hoy ha superado todo lo visto hasta ahora: el tramo desde Cabo Morás hasta el Faro de Roncadoira es uno de los caminos más bonitos que he hecho en todos mis años de caminante. Para colmo el día era maravilloso y la visibilidad perfecta, lo que nos hacía ver hasta el faro de Estaca de Bares.

Fuertes pendientes de ascenso y descenso hacen que el camino se haga algo lento. A eso hemos de añadir los continuos parones para recuperar el aliento y para hacer fotos. 

Para llegar a la Playa de Porto el camino se mete un poco hacia el interior y vuelve a acercarse hasta subir al faro de Roncadoira. 

La llegada al faro es algo maravilloso, las vistas impresionantes. Hemos parado un buen rato a recuperar fuerzas y a disfrutar del lugar.

El resto de la etapa sigue más o menos en la misma línea. Poco a poco hemos ido haciendo quilómetros en un recorrido que se hace algo duro por el tiempo que hemos tardado en recorrerlo. 

En Praia de area hemos encontrado un chiringuito de playa abierto y hemos podido tomar algo y recuperar fuerzas. Desde allí un esfuerzo más y llegar a Viveiro.

Nuestra idea era comer en Celeiro porque se estaba haciendo algo tarde. Hemos bajado hasta el puerto pero no hay nada para comer, sólo bares de cerveceo. Para colmo están en fiestas y todo estaba lleno de gente. Ante tal idea hemos seguido hasta Viveiro y allí hemos parado en un restaurante a comer. Un estupendo y abundante menú por 12 euros nos ha permitido descansar y recuperar fuerzas ya que a esas horas en calor también apretaba.

Teníamos en hotel en Covas, en la otra parte de la ría: As Areas I. El hostal está aceptablemente bien y muy cerca de la playa. Hemos dejado las mochilas y nos hemos ido directos a darnos un baño. Yo he aprovechado para darme un nuevo baño en el Cantábrico: y van tres de tres.

Después hemos descansado un ratito y hemos ido a cenar algo a Viveiro, a la zona de tapeo de la Rúa Pastor Díaz. Luego un paseo hasta el hotel y recuperar fuerzas después de una jornada muy larga e intensa en emociones.
I

Resumen de la etapa 30,1 km en 7 h 38 min. A 3,92km/h con desnivel acumulado subiendo de 459 metros. Etapa en wikiloc.

Anuncios

Ruta Del Cantábrico etapa 3ª: Foz – San Ciprián


Después de la organización de ayer y de que él quilometraje era parecido hemos decidido tomarnos las cosas un poco más en serio. Para empezar hemos puesto el despertador a las 6:30 y a las 7 estábamos desayunando. Al salir antes hemos ido algo más adelantados que ayer y hemos procurado también ir a buen ritmo.

La primera parte de la etapa de hoy ha sido muy similar a la de ayer. Es difícil imaginarlo pero si cabe hoy ha sido aún más bonita por ser zonas de acantilados y playas pequeñas: una maravilla hasta Burela. 

Esos primeros 20 quilómetros han ido muy bien, siempre perfectamente señalizados y de trazado muy sencillo por empedrados y carreteras secundarias. El problema se nos ha planteado llegando a Burela porque el camino está cortado sin avisar junto a la vía del tren. Hemos tenido que dar marcha atrás para poder cruzar la vía porque las obras del tren han cerrado el camino. Es lamentable que no haya ninguna indicación ya que el desvío es grande. La única alternativa ha sido cruzar la vía y tomar la carretera hasta Burela.
Burela es también una ciudad grande y muy extensa. Hemos tardado una eternidad en cruzarla y nos ha costado trabajo encontrar algún sitio en que tomar algo y hacer un descanso. Para como a Mar han comenzado a darle problemas los pies y el machaque de asfalto y piedra comienza a pasar factura.
El tramo final hasta San Ciprián no presenta ninguna dificultad hasta los últimos 5 quilómetros. De repente se pierde el recorrido y comienza a adentrarse por el interior perdiendo la referencia de la carretera. Si esta situación nos complicaba algo las cosas se nos ha añadido la amenaza de lluvia. Poco a poco las nubes se acercaban peligrosamente con amenaza real de acabar mojándonos. Hemos procurado retomar la carretera para llegar lo más pronto posible pero al final 10 minutos de intensa lluvia nos han calado hasta los huesos. Suerte que llevábamos los paraguas y algo nos hemos protegido. 
Al llegar a San Ciprián ha dejado de llover y hemos podido cruzarla buscando el hotel que tenemos para hoy. Se trata del Hostal Buenavista. Sobre las dos y poco hemos llegado con tiempo para una ducha y bajar al restaurante a comernos un estupendo menús a 12 euros. Luego descanso un rato y playa con baño incluido por mi parte.
Hemos ido hasta el faro para hacer le recorrido por la Atalaya desde el puerto. El lugar es impresionante con una península que tiene un paso muy estrecho, en el que se encuentra nuestro hotel.
Tarde escribiendo y tomando algo mientras empieza a refrescar más de la cuenta. Ahora miraremos el trazado de mañana hasta Viveiro porque se nos complica un poco el tema del recorrido, suerte que llevamos el track y que creemos que la señalización seguirá tan bien como hasta ahora.
Al llegar a la plaza hemos visto que están montando un escenario y nos han informado de que esta noche hay concierto hasta las 5 o las 6 de la mañana. Nuestra habitación da directamente a esa plaza y empezamos a esta muy preocupados por el hecho de que no nos dejen dormir. En fin, ya veremos.


Resumen de la etapa: 30,4 km en 6h 16 min a 4,53 km/h. Spades ivel sube do de 117 m. Etapa en wikiloc.