Los preparativos


Poco a poco vamos avanzando. Ya tenemos preparado todo el material de marcha: botas, bolsas de agua, calcetines y hasta mi mochila nueva que ha sido una ferrino de 50l. Al final el problema mayor ha sido encontrar zapatillas para Mar madre e Isa pero parece que hemos acertado. Esta vez estamos decididos a no pasar de los siete quilos de peso cada uno y creo que lo vamos a conseguir. Las camisetas de Decathlon siguen siendo la mejor opción en calidad-precio. Una decepción Forum que ha quitado todo el material específico y se ha convertido en una tienda de ropa.

Otro gran acierto fue la tienda de material de montaña de Alcantarilla Bazar la tierra: mucho material, buen asesoramiento y descuentos.

Todos los días hacemos unos diez quilómetros de ruta. Alternamos carretera y camino para ir acomodando los cuerpos a todos los terrenos. También hemos hecho ya algunas subidas más duras y la semana próxima tengo previsto hacer alguna ruta larga de más de 15km como test final antes de irnos. Hace mucho calor y aparece alguna que otra ampolla que molestan aunque se van resolviendo sobre la marcha.

Sólo nos queda la cuestión del botiquín y las cosas de aseo que veremos la semana próxima. Está ya reservado el coche para irnos y el hotel del primer día en Pamplona. Esto huele ya a marcha.

Preparando el camino


Ya está decidido: nos vamos al camino. Después de meditar los pros y los contras hemos tomado la decisión los cuatro. El día 26 nos ponemos en marcha. En los próximos días todo será preparar el material y organizar todo para ese día. Sabemos que será duro tanto en lo físico como en lo mental, contamos con ampollas, discusiones, calor y mucha gente por todas partes, pero también contamos con los buenos momentos que pasaremos, el vivir unos días de intensa relación personal en la que sabemos que unos dependemos de los otros, que nos necesitaremos y nos acompañaremos.

Estos días pasan entre la organización de la infraestructura básica y la preparación física. Todos los días hacemos unos diez quilómetros de marcha. Procuramos alternar carretera y camino sobre todo primando subidas y bajadas. Sabemos que si llegamos con las piernas algo curtidas eliminaremos muchas de las molestias de los primeros días. El problema es el calor y a mamá ya le ha salido la primera ampolla en el talón.

Ahora toca revisar todo el material, las toallas, las sábanas, la manta, las zapatillas y las crocs. Hay que organizar el botiquín con los compeed y los sticks anti-fricción, como siempre nos gastaremos un pastón en todo esto y sigo pensando que la casa compeed debería patrocinarnos por la propaganda que le hacemos y por todo lo que gastamos.

Guantes de latex, tiritas, mitosyl, voltaren, agujas y betadine en gel no podrán faltar en el botiquín junto a algún antiiflamatorio y analgésicos. Hay que estar preparado para todo.

Quedan por comprar las bolsas para el agua y alguna otra cosilla de infraestructura pero, por lo demás, lo que hay son unas ganas enormes de empezar.

Preparando el nuevo camino


Ya estoy en marcha preparando el nuevo camino. Este año y después de muchos años eludiéndolo preparo mi reencuentro con el camino francés.
A finales de julio partiremos desde Roncesvalles una vez más. Esta vez creo que me acompañarán mis hijas y mi mujer porque será un camino familiar. Será una especie de despedida de casa hacia su nueva vida universitaria. Voy a ir escribiendo la preparación y también el camino.
No he tenido mucho tiempo en estos meses y ahora comenzamos a apretar con la parte física: a andar todos los días.