Costa Gallega Etapa 16ª: La Coruña – Caión


Comienza nuestra aventura final por el camino de los faros. En realidad, empieza en Malpica pero nosotros hacemos estas dos etapas hasta allí para completar la costa entera. Como la etapa iba a ser corta hemos decidido poner el reloj media hora más tarde para así poder encontrar también algún lugar en el que desayunar sobre la marcha. El problema ha sido cuando yo he conseguido encontrar el track de Jagasso y me marcaba 31 km de etapa en lugar de los 20 que yo había calculado. Para colmo también estaba lloviendo y las previsiones eran de lluvia toda la mañana: no de gran intensidad pero sí bastante constante.Hemos encontrado nada más salir del hotel un bar abierto y hemos tomado café. Luego hemos salido directamente al paseo para retomar el track al que ya le habíamos recortado un par de quilómetros porque estaba marcado desde la torre de Hércules.

Con nuestros chubasqueros puestos y con los paraguas nos hemos lanzado a hacer los primeros quilómetros de salida de Coruña que se hace por paseos y rutas muy bien marcadas: son tramos sin dificultades y bastante bonitos, una pena que no había ninguna visibilidad por el tema de la lluvia.

Todo ha ido muy bien hasta llegar a la zona de la depuradora. A partir de ahí se van pasando la planta de reciclado, la refinería, una fábrica de piensos y no sé cuantas cosas horribles y enormes que, además desprenden olores insoportables de todo tipo. Ha sido un tramo muy feo hasta pasar por Artexo. Especialmente desagradable ha sido tener que evitar todo el inmenso puerto de Punta Lango y la cantera que hay a la entrada.

El camino evita pasar por la ciudad y nos desvía hacia la playa. Una vez pasada la planta de Gas natural todo ha ido cambiando. Para empezar hemos podido tomar una cerveza y un pincho de tortilla en el bar de la playa. Luego ha comenzado a abrir un poco y hemos podido disfrutar de una pista preparada como senda por todas las playas desde Sabón a Barrañán. Una verdadera maravilla todo este tramo de costa que se puede disfrutar a tope gracias a los estupendos andaderos que hacen el camino muy fácil. 

Desde Barrañán se continúa siempre por carreteras secundarias y alguna pista ancha subiendo un par de duros repechos que nos llevan hasta Caión. Este tramo final lo hemos hecho además con bastante lluvia porque ha vuelto a cerrarse mucho el tiempo.

Llegando a Caión hemos tenido una nueva sorpresa: al mirar en google hemos comprobado que el hotel no está en el pueblo sino a más de dos quilómetros, además en lo alto de un monte con gran desnivel. Estamos en La Pensión Costa Caión. Un estupendo alojamiento rural que no tiene restaurante porque se dedican en exclusiva a bodas y eventos. Hemos ido directos al hotel porque llovía bastante y nos ha recibido el gerente. Cuando hemos visto la situación y dada la hora que era nos ha ofrecido algo de comer de lo que podían organizar sobre la marcha. La realidad ha sido que nos ha ofrecido un estupendo menú que hemos disfrutado gracias a la amabilidad de esta gente y la buena cocina que tienen. 

Después hemos bajado al hotel a preparar nuestras cosas y nos hemos bajado al pueblo a media tarde para dar una vuelta y cenar tempranito, ya que el subidón hasta el hotel es de un desnivel de unos 200 metros.

Para cenar hemos optado por O Muiño, a la bajada al puerto. Hemos cogido una mesa en la terraza mirando al mar y hemos disfrutado de unos percebes, camarones y alguna que otra maravilla de la zona: un acierto p0r calidad y a buen precio.

Después de nuestra cena hemos recorrido los dos quilómetros de subida hasta poder disfrutar de nuestra habitación en el hotel.


Resumen de la etapa: 29,1 km en 7 h 11 min a 4,05 km/h con 347 m de desnivel subiendo. Etapa en wikiloc.

La costa norte gallega Etapa 15ª Sada – La Coruña


Esta etapa completa la primera parte de nuestro camino. Se cierra el ciclo en Coruña y ya nos dirigimos a la última parte de la aventura de este año: la costa de la Muerte y la ruta de los faros. Teníamos por delante una etapa larga y dura que nos ha ofrecido momentos estupendo, hasta llegar a Santa Cruz de Oleiros, y una parte final muy dura ydesagradable, la entrada en Coruña.

No esperábamos que la etapa de hoy nos ofreciera momentos tan bonitos como algunos de los tramos que hemos recorrido por la costa de Dexo y Serantes. Desde el primer momento el trazado sale de Sada sorteando carreteras por veredas y senderos muy cercanos al mar y muy hermosos. Las vistas a toda la zona recorrida en los días anteriores eran preciosas. Precioso el puerto de Dexo, las baterías de Seixo branco y la llegada a Santa Cruz. Siempre muy bien marcado y que se pueden seguir con gran facilidad. Hemos ido recorriendo todos los rincones de la costa casi hasta tocar el mar. Hemos encontrado bastante gente dando paseos y haciendo algo de senderismo y eso ha animado aún más nuestro camino.

En Santa Cruz de Oleiros hemos parado un ratito a tomar algo y a contemplan con detalle el castillo. 

Sin entretenernos demasiado el camino sigue por paseos marítimos junto a las playas hasta la misma base del puente que cruza la ría. Las playas estaban llenas de gente aprovechando el estupendo día de sol que tenemos, para desgracia de nosotros que vamos caminando. 

He de hacer una pequeña mención aquí al tema de las playas en Galicia: es impresionante ver lo bien que están de infraestructuras, ya que todas cuentan con servicio de socorristas y primeros auxilios, información del estado del mar, servicios, duchas y acceso bastante cómodos. Muchas tienen banderas azules y es evidente que hay una verdadera preocupación por mantenerlas en buen estado.

El cruce de la ría se hace por un puente bastante ancho y con paso fácil para los peatones. Desde aquí la parte final se hace horrible ya que va por una acera pegada a autovías con una gran cantidad de tráfico. Se pasa por toda la zona de hospitales y la llegada al centro se hace interminable.

Una vez en el centro hemos ido a comer a la Calle Olmos, al Sal y Brasas. Hemos tomado un menú muy digno, aún más teniendo en cuenta que son días de fiesta en Coruña y todo está muy caro y lleno de gente. Nos había aconsejado el sitio la gente del hostal en el que estamos alojados: La provinciana, muy bien arregladito para ser un lugar con mucho tiempo.

Después de comer yo me he marchado directamente hacia la Torre de Hércules para completar mi etapa allí. Mucha gente y muy buen ambiente por todo el centro y muchos turistas por la zona de la Torre.

Después he regresado al hotel y a media tarde hemos ido a tomar algo a la plaza de María Pita y a cenar al mismo lugar del mediodía. Muy bien los mejillones y las demás cositas que hemos picado. Luego, un paseo cortito y regreso al hotel porque la etapa de hoy ha pasado de los 40. Menos mal que la de mañana es cortita hasta Caión.

Santa Cruz de Oleiros

Plaza de María Pita, Ayuntamiento

Torre de Hércules

Resumen de la etapa: 41,5 km en 10 h 38 min a 3.91 km/h (incluida comida). 337 metros de subida acumulada. Etapa en wikiloc.

Etapa 14ª Pontedeume – Sada


Hay que reconocer que las malas vibraciones que teníamos ante la llegada a Pontedeume se han desvanecido completamente, salvo en el tema del hotel. Una noche movidita en la calle con mucha fiesta y canciones entre la exaltación etílica dio paso a levantarnos para desayunar a las 7. Nos sorprendió encontrar algunos peregrinos entre nuestros compañeros de hotel ya que parece que esto de hacer el camino inglés se ha puesto de moda. Grupos de maduritos haciendo cuchipandi mientras toman todo tipo de medicación para aguantar las etapas entre las de la tensión, el colesterol, los analgésicos, los anti-inflamatorios, etc…

Se trata de una etapa de transición sin grandes dificultades y pocos quilómetros. Parte del trazado coincide con el camino inglés: desde Miño hasta el lugar en que se cruza la ría de Betanzos y nos dirigimos directamente a Sada.

La salida de Pontedeume se hace dejando el camino y el pueblo siempre buscando la costa. Son tramos de carreteras secundarias sin grandes desniveles hasta la llegada a Miño por las playas. Hemos hecho ese tramo muy cómodos y sin dificultades.

En Miño hemos parado un buen rato a recuperarnos un poco. Hemos coincidido con un grupo de señoras que estaban desayunando y hemos pasado un buen rato. Después hemos retomado camino siguiendo por un tiempo las flechas amarillas y coincidiendo con algunos peregrinos.

El cruce del puente se hace por una carretera muy peligrosa, estrecha y casi sin paso para peatones. Es un tramo que tiene mucho tráfico y que hemos pasado muertos de miedo.

El resto del trazado hasta Sada ya ha sido mucho más sencillo y agradable. Es curioso contemplar en todas estas etapas cómo las tres rías que estamos cruzando hacen que veas constantemente partes de etapas anteriores y de futuras. Podemos contemplar desde Cabo Prior hasta Coruña desde diferentes lugares.

Sin grandes novedades hemos llegado a Sada a alojarnos en el Hostal Miramar. Se trata de un lugar sencillito y algo caro (está muy antiguo y necesita una renovación completa). Lo que sí está renovado y muy bonito es la parte del restaurante que hemos disfrutado en la cena ya que para comer hemos dejado que tripadvisor nos dejara aconsejar hasta llevarnos a «A Perla». Genial todo, sobre todo las zamburiñas. Hemos acabado charlando con los dueños y pasando un rato muy agradable.

Por la tarde hemos dado un paseo por toda la zona junto a la playa y hasta el puerto. La playa no es muy buena pero el pueblo si tiene mucho ambiente, sobre todo por las tardes con gentes paseando perros y niños. Hemos dado una vuelta y tomado algo en una terraza porque la tarde era muy agradable.

Hemos ido al hotel y hemos cenado estupendamente. El local está muy bien decorado y esperemos que esa línea siga en el arreglo de las habitaciones.

Vista de Pontedeume de amanecida desde la ventana del hotel

Torreón de los Andrade

Puente para cruzar la ría de Betanzos

 

Resumen de la etapa: 23,5 km en 5h 17 min a 4,43 km/h y con un desnivel acumulado subiendo de 140 m. Etapa en wikiloc

Ruta del Cantábrico y del Atlántico Etapa 13ª Ferrol – Pontedeume


Retomamos la actividad normal de ir caminando los dos y con nuestras mochilas completas. Una dura etapa que está planificada con unos 35 quilómetros y con previsiones de bastante calor.Ante lo que se nos podía venir encima hemos decidido tomar el día en serio y darnos bastante prisa tanto en salir como en hacer quilómetros. A las 7 en punto estábamos en la recepción del hotel pagando y tomando un café que ofrecen a la gente que sale antes de esa hora.

Hemos salido directos para tomar la carretera que cruza la ría por el puente de Caranza a Perlío. Es un tramo muy peligroso ya que los coches van por lo una carretera tipo autovía. Hemos decidido ir por una vía secundaria que pasa por debajo junto a las casas y ha sido todo un acierto ya que te lleva hasta la misma base del puente. Afortunadamente el cruce por el puente es más simple porque hay un andadero que separa a los peatones del tráfico rodado. Muy sucio todo pero bastante cómodo.

Una vez cruzado el puente todo son carreteras secundarias que van evitando las zonas del astillero y de la planta de gas hasta llegar a Mugardos. Es un terreno fácil sin desniveles que se completan en 15 km y que hemos hecho en poco más de tres horas. En Mugardos hemos tomado un café y hemos seguido en dirección al Castillo de Palma y a punta Segado. Este es un tramo precioso que va por una pista de tierra muy cómoda y con unas vistas impresionantes sobre el castillo de San Felipe y toda la otra parte de la ría hasta el puerto exterior de Ferrol, el camino que hice ayer.

En Punta Segado cambiamos de dirección entrando en la ría de Ares y Betanzos. Ese primer tramo es muy feo porque se toma una carretera con mucho tráfico que lleva desde Ares hasta las playas de esa zona. Los coches van a toda pastilla y hemos tenido que cuidar los bigotes de algún que otro bandazo de coche.

Al llegar a Ares, sin embargo todo cambia a mejor. Ares es un puertecito muy majo y desde allí hemos tomado la playa de Seselle recorriéndola de punta a punta hasta el camping. En el bar de camping hemos hecho una parada con cerveza y pincho de tortilla que nos ha sentado muy bien a esas alturas de más de 25 km hechos ya.

La sorpresa ha venido a partir de aquí: una preciosa senda paralela a la costa en la que el bosque llega hasta la misma orilla del mar. Hay lugares en el camino que son imposibles de definir por su belleza, sus olores, sus colores o sus sensaciones y ese tramo del camino ha sido uno de esos momentos. Aconsejo a todo el que pueda que haga este tramo de sendas pasando por un maravilloso rincón como es Redes o disfrute de las calitas que se pueden visitar por todo el recorrido de la costa.

El recorrido ha terminado en la playa de la Magdalena y, dada la hora que era, hemos parado en un chiringuito a comer. Hemos tomado un estupendo arroz con berberechos (especialidad del lugar) aceptable y a buen precio. Han sido 35 km totales.

Pero el camino nunca te lo da todo y la otra cara la ha puesto el hotel en que nos alojamos: el hotel Eumesa, junto al puente. La verdad es que buscar alojamiento aquí había sido un problema porque todos los lugares que hay tienen muy malos comentarios en google y en distintos foros: viejos, incómodos, sucios, mal acondicionados y caros. Entre todo lo malo opté por este por su ubicación aunque la realidad supera a los comentarios: descuidado, viejo, sucio (cortina de baño con tonalidades naturales de diferentes procedencias) e incluso sábanas de mi compañera de dudoso origen. Y encima por 60 eurazos del carajo. Pontedeume es un lugar muy turístico y debe ser ese el precio que paguemos por hacer descansar nuestros cuerpos después de la dura etapa del día. Nos queda el consuelo de que hemos visto la planificación de las etapas que nos quedan y todo pinta bastante bien, tanto por alojamientos como por distancias y perfiles. Se va acercando nuestro final.

Para la cena hemos planificado el Compostela, lugar en que habíamos comido hace algunos años cuando vinimos en coche y del que no teníamos muy buenos recuerdos. Hemos pillado una mesa en la terraza de chiripa y hemos podido contemplar la guerra por coger mesa que todo el mundo lleva con la complacencia e indiferencia de los camareros. La realidad es que los más mal educados suelen ser los que acaban pillando sitio a costa de la gente prudente, como hemos podido ver en la mesa de al lado. Por lo que respecta a la cena hemos de reconocer que ha estado bastante bien: rico y a un precio razonable. Hasta el camarero al final ha bromeado con nosotros sobre la guerra de mesas. Para despedir el día un helado en la plaza del ayuntamiento y a la cama a disfrutar de un descanso «aseado».

Resumen de la etapa: 35,2 km en 7h 52 min a4,48 km/h con 220 m de desnivel acumulado subiendo. Etapa en wikiloc.

Ruta del Cantábrico y del Atlántico Etapa 12ª Ferrol – Cabo Prioriño


Segunda ruta planificada desde la estupenda cobertura que nos ofrece el Gran Hotel de Ferrol. Por segundo día mi compañera me abandona quedando plácidamente recostada en brazos de Morfeo (que no es ningún marino al que haya conocido aquí). Salgo del hotel a las 8 de la mañana porque es domingo y me voy a tomar las cosas con tranquilidad ya que voy a hacer una ruta «cortita» y sin peso.

Me dirijo hacia la Plaza de España para tomar el track de Jagasso en sentido contrario a lo que hizo él. Al llegar a la plaza me encontré el bar Avenida abierto y pude tomar un café con leche con un par de churros que me preparaban de modo inmejorable para lo que iba a ser una nueva aventura a pie por estas impresionantes costas gallegas.

Desde el centro me dirigí a la zona de la ría de A Sardiña, donde está el complejo deportivo municipal. El día amaneció nubladito, ideal para esto de caminar y la marea estaba bastante baja. Es impresionante ver la inmensidad de la ría de Ferrol teniendo en cuenta la estrecha boca de entrada a la altura de San Felipe. Desde la zona de Malata sale una senda muy cómoda del tipo «paseo del colesterol». Por un buen tramo transitas paralelo a la ría hasta llegar a Graña. A partir de aquí son las carreteras secundarias las que van rodeando todos los complejos militares de la zona del puerto. Muchos de ellos están abandonados o semi-abandonados, lo que da una extraña sensación en todo este tramo del recorrido. Impresiona imaginar lo que debió ser toda esta zona en sus momento de máximo movimiento.

Desde Graña una fuerte subida y luego un descenso aún más pronunciado hasta llegar a San Felipe. Es la puerta de acceso a la ría de Ferrol y se encuentra enfrente del castillo de Palma, que visitaremos mañana. En los carteles informativos cuenta que para cerrar la ría antiguamente había una cadena desde un castillo al otro con la que podían impedir el paso a los barcos de guerra, sobre todo a los ingleses en su acoso a Ferrol. La distancia entre ambos castillos es muy pequeña y es lo verdaderamente impresionante pensando en la gran extensión de ría que queda hacia el interior.

Desde aquí hasta las ruinas del castillo de San Cristóbal terreno muy cómodo de andar y sin desnivel. Un verdadero paseo que compartía en algunos momentos con algún que otro cicloturista de la zona. Sin mayores dificultades se llega hasta la playa de Cariño, un rinconcito precioso muy cercano ya al puerto exterior.

El problema empieza en este punto: el acceso al faro desde aquí está cortado por el puerto: las instaciones portuarias han cerrado todo paso al cabo y hay que subir hasta a carretera que lleva al faro. El problema es que se trata de una terrible pendiente que sube desde la playa a los 190 metros. Mi track de Jagasso no iba al faro sino que sigue cruzando para llegar a las playas de Doniños y San Jorge. Yo tenía la opción de llegar hasta el punto de ayer y completar el circuto o ir hasta el faro y terminar el camino allí. Hacer las dos cosas es imposible ya que desde el punto en que tomas la carretera hasta el faro hay 4 km con la bajada desde los 200 metros y habría que volver otra vez hacia atrás subiendo esos mismos 4 km para retomar la ruta en el mismo sitio. Es evidente que por ir a una playa no me merecía la pena hacer 8 quilómetros y lo que decidí es ir hasta Prioriño y terminar allí la ruta.

Creo que he acertado plenamente con la elección ya que las vistas desde Prioriño son impresionantes. En ese punto tres rías se tocan casi: Ferrol, Betanzos y Coruña. Se puede ver casi toda la costa de la muerte y todo el trazado de la ruta que vamos a seguir al día siguiente por Mugardos.

Desde el faro he llamado al taxi que nos recogió el día anterior para regresar a Ferrol. Estaba de vuelta a eso de la 1 después de una estupenda jornada de andar.

La tarde la hemos organizado igual que el día anterior: hemos comido en el mismo sitio porque el menú era variado y rico y luego hemos dado una vuelta por el centro de la ciudad y hemos tomado algo en una terraza. Ferrol está desierto a esas horas y en domingo. La tarde la hemos pasado en el hotel escribiendo y tomando algo y luego hemos cenado el buffet.

Nos despedimos de Ferrol con muy buenas sensaciones: hemos estado muy bien, Mar ha recuperado bastante sus pies y yo he disfrutado de un par de rutas muy majas. La comida ha estado bastante bien y el hotel genial de precio y calidad. Lo único el dineral que me he tenido que gastar en comprarme mis gafas nuevas al haber perdido las otras.

Resumen de la etapa: 18,7 km en 3h 59 min a 4,7 km/h. Desnivel acumulado subiendo de 303 m. Etapa en wikiloc.

Ruta del Cantábrico y Atlántico Etapa 11ª Meirás (Valdoviño) – San Xurxo


Las dos próximas etapas son un poco especiales por varias razones: la primera, y más importante, es que voy a hacerlas yo solo porque Mar va a descansar ya que sus ampollas le molestan bastante y ha decidido tomar un par de días para recuperarse y afrontar la última parte con garantías. El planteamiento es fácil porque tenemos dos noches de hotel en Ferrol y nos vamos a desplazar con taxi para organizarnos bien.

Esta mañana ella se ha quedado en el hotel esperando a que yo la llamara al terminar la etapa y así tomar un taxi, recogerme a mí e irnos al hotel a Ferrol. Mañana yo haré la etapa desde Ferrol y regresaré al hotel en taxi también. De ese modo tenemos dos días de un poco de descanso porque yo puedo hacer las rutas sin peso casi en la mochila y mi compañera recupera sus molestias y ampollas.

A las 6:30 yo me he puesto en marcha sin poder desayunar nada más que un trozo de bizcocho de los días anteriores y un puñado de cerezas. No es que sea un problema porque la etapa no es muy larga y voy bastante descargado de peso: llevo agua, el chubasquero, las crocs y una muda de repuesto por lo que pueda pasar.

La salida de Meirás se hace por carreteras secundarias siempre en dirección a la playa de Campelo, lugar de inicio de la senda Ártabra. Se trata de un sendero muy bien señalizado y marcado que va desde esta playa hasta la de Santa Comba. Un recorrido  por una costa abrupta y salvaje de unos 10 km perfectamente trazada por pistas sencillas aunque con algún fuerte desnivel en la parte central. 

He podido hacer muy bien el tramo con el tiempo cubierto y fresquito. Preciosas las vistas en dirección a Cabo Prior, mi objetivo del día. Abajo se van dejando las olas batiendo con violencia sobre los acantilados mientras la vegetación del monte llega hasta el mismo borde del acantilado. En algunos tramos se ve muy bien Ferrol, al otro lado de los montes.

El paso por la playa de Santa Comba lo he podido hacer por la playa porque la marea estaba muy baja. Merece la pena el recorrido de más de un quilómetro hasta comenzar los senderos que llevan hasta cabo Prior. El tramo de la costa Ártabra es precioso y merece venir a hacerlo sin duda, pero la llegada a Cabo Prior con las vistas a toda la costa de la muerte desde Coruña es impresionante. Hay un momento, cuando vas saliendo de cabo Prior, en que se pueden ver las dos partes de la costa: la que va hacia Comba y la que lleva hacia Ferrol. 

Una vez pasas el cabo se llega hasta el camping de Playa Fragata y desde allí sale un carril bici paralelo a la carretera que te lleva hasta la entrada a la playa de san Xurxo. Justo en ese punto, en dirección al pueblo, hay un bar que era el lugar indicado para el reencuentro. Una vez llegado allí he llamado a Mar para que contactara con el taxi y viniera a recogerme. 

Hemos llegado al hotel sobre las dos y nos hemos ido casi directos a comer, tras una rápida ducha. El taxista nos ha aconsejado la calle Pardo Baixo y hemos comido un menú muy aceptable en Coté. Menú a 9 euros a pesar de ser fin de semana.

Luego hemos pasado la tarde buscando unas gafas de sol para mí porque el otro día perdí las que llevaba. Una pérdida que he lamentado porque era un regalo de mis amigos y porque reemplazarlas me ha supuesto un desembolso bastante considerable.

La cena la hemos hecho en el hotel, el Hotel Gran Ferrol, porque tienen un buffet muy bueno por 11 euros. La verdad es que estamos en un 4 estrellas a 57 euros la noche, todo un lujo teniendo en cuenta algunas cosas por las que estamos pagando mucho más.

Inicio de la senda Ártabra en playa Campelo

Costa Ártabra: Peña Lopesa

Playa de Santa Comba

Faro de Cabo Prior


Resumen de la etapa: 24,7 km en 5h 26 min a 4,54 km/h. 346 m desnivel subiendo. Etapa en wikiloc.

Ruta del Cantábrico y el Atlántico Etapa 10ª Cedeira – Meirás (Valdoviño)


Hemos amanecido a las 6:30, como siempre para tomar desayuno tipo habitación. Ayer compramos en un super unos zumos y un trozo de bizcocho para salir con algo en el cuerpo.La etapa de hoy tiene una primera parte horrible hasta poco antes de llegar a Valdoviño. Todo el tiempo por una carretera general con bastante tráfico y con los coches pasando a toda leche. Al menos tiene algo de arcén que permite el paso, más o menos.

No hemos encontrado ningún bar para tomar algo en todo este tramo y así hemos hecho los primeros 8 km. 

A partir de aquí el camino cambia completamente. Tomamos carreteras secundarias en dirección a la Playa de Pantin. Allí hemos podido desayunar en un estupendo chiringuito-cervecería-restaurante… que hace una semana que está abierto. Un estupendo descanso que nos ha sentado muy bien.

Desde aquí el camino sigue por una carretera secundaria junto a la costa con paisajes preciosos y con la vista de Valdoviño y el faro de Frouxeira al fondo. Precioso el paso por Valdoviño y la playa, incluida la laguna que hemos rodeado por una preciosa y cómoda senda.

Desde el punto en el que termina la laguna hemos tomado hacia la playa de Meirás para alojarnos en el hotel A Roda, un estupendo hotel familiar muy acogedor y con la gente muy amable. El lugar es increíble sobre la playa con vistas impresionantes. Nos han aconsejado comer en el mesón Meirás y ha sido todo un acierto porque tienen un menú aceptable por 9 euros, nada del otro mundo pero digno aunque mejor no ir por los servicios.

Después de comer yo me he marchado a dar una vuelta porque quería llegar hasta el faro. Me ha ido por la playa y he recorrido toda la costa por sendas que hay pasando por las diferentes playas. He llegado hasta la ermita de la Virxe do Porto y desde allí, por un sendero precioso sobre los acantilado hasta el faro. Impresionantes vistas de toda la zona con el cabo Prior a la izquierda y toda la costa hacia Cedeira a la derecha. Luego vuelta al hotel para bajar a tomar algo y aprovechar algún lugar con wifi porque llevamos 4 días sin poder conectarnos sin saber por qué. Al menos voy escribiendo y ya publicaré cuando pueda. Ahora vamos a ir a cenar al bar que hay junto a la playa: hay una cena-baile amenizada por pareja con micro y teclado. Interesante ver lleno el bar con el menú de percebes con baile. Algún valiente se ha lanzado a marcarse un pasodoble entre la ventolera de la playa que invita más bien al fuego de la chimenea que a bailoteo de chiringuito de playa. Por cierto, la cena muy bien con raciones abundantes y precio razonable.

Playa de Meirás, con el faro al fondo

Ermita de la Virxe do Porto

Faro de Frouxeira


Resumen de la etapa:

– Primera parte: 23,2 km en 5h 33 min a 4,19 km/h y 200 m de desnivel subiendo. Etapa en wikiloc.

– Segunda parte: 7,5 km en 1h 43 min a 4,38 km/h con 77m de desnivel subiendo. Etapa en wikiloc.

Ruta del Cantábrico y el Atlántico Etapa 9ª Cariño – Cedeira


Las previsiones de etapa se han cumplido plenamente, tanto por la belleza del camino toda la jornada como por la dureza. Menos mal que ayer decidí recortar la primera parte porque creo que hacer todo incluyendo el faro de Ortegal es demasiado teniendo en cuenta los quilómetros y el desnivel final que ha estado por encima de los 1.000 metros.

La vuelta de ayer me permitió recortar unos 6 km a la etapa de hoy y, además, encontrar una subida cómoda hasta la carretera desde Cariño sin perder nada del recorrido. A la hora prevista salimos del hotel para desayunar en un bar que hay un poco más arriba y que nos habían dicho que abrían a las 7. Tras un café y poco más nos hemos calzado los bastones y hemos dejado el pueblo directamente hasta topar con una pista que sale de una granja de conejos con un montón de perros, casi todos atados. Durante todo este tramo hasta la carretera se suben unos 300 metros con rampas bastante duras aunque cómodas de andar, sobre todo la segunda parte ya que en la primera hay muchas piedras.

A medida que íbamos subiendo se ha ido cerrando la mañana y después de los miradores (impresionantes las vistas a Cariño y a toda la ría) hemos encontrado una niebla bastante espesa. Este tramo de carretera se hace fácil y cómodo a pesar del desnivel. Casi sin darnos cuenta hemos llegado a la cima a 600 metros de altura, una pena que no se podía ver nada con la densa niebla.

Hasta el cruceiro muy bien siempre por carreteras secundarias con poco tráfico. Desde el cruceiro hasta San Andrés un sendero muy malo con mucha piedra suelta y con mucho desnivel. Hemos tardado mucho porque había que ir muy despacio por las ampollas de Mar y por mis molestias de rodilla. La verdad es que la humedad del ambiente y esos problemas físicos están haciendo que marquemos ritmos más bajos de lo habitual pero de cualquier modo se compensan por la belleza de la ruta.

En San Andrés de Teixido una maravilla el entorno aunque una pena el turisteo. Hemos dado una vuelta y después de visitar la capilla hemos quedado más tranquilos pensando que ya no tendremos que venir de muertos porque hemos venido de vivos. En los puestos los amuletos y en los bares los platos de percebe. Nosotros hemos parado a tomar una cerveza con una tapita de queso con anchoas que nos ha salido a euro el trozo de queso.

Sin perder más tiempo y dado que era ya bastante tarde hemos tomado la senda que sube directamente hasta el bosque de piedra: impresionante lugar que merece la pena para una visita más detenida. Las formaciones rocosas hacen que el paisaje parezca irreal mezclado con la cercanía del mar. Hay que recordar que aquí está el acantilado con mayor altura de todo el contienente europeo. Un paisaje impresionante en todos los sentidos.

Al salir de la zona de aparcamiento se toma un PR que está muy bien indicado pero que poco a poco se va haciendo muy difícil de seguir. Nosotros hemos acabado sin senda campo a tras hasta alcanzar la pista final que es un cortafuegos. A partir de aquí es muy fácil y está bien indicado. Preciosa senda costera que te va llevando hasta la zona de la punta de Candieira. Nosotros hemos decidido no ir hasta allí porque la vuelta que hay que dar es inmensa y hay que volver por el mismo camino. Para colmo hay un cruce que marca hasta Vilar y la senda sube en picado hacia el Monte Tarroiba. Nosotros hemos decidido llegar hasta Vilar para tomar carretera y hacer el recorrido algo más sencillo y acortar un poco dado que las previsiones de llegada comenzaban a ser de más de las 4. 

Hemos retomado el track para ya seguir todo por carretera hasta Cedeira porque el PR vuelve a tomar camino hacia arriba con fuertes desniveles.

Sin grandes complicaciones por una carretera sin tráfico y con unas vistas muy chulas hemos llegado a Cedeira. El hotel lo teníamos a 2,5 km del centro por lo que hemos tomado una cerveza y hemos seguido hasta el hotel: Casa Cordobelas, un precioso rincón de turismo rural que ha merecido la pena por las instalaciones y lo bonito del sitio. La habitación era una preciosidad: cómoda y con vistas a toda la ría.

Como no habíamos comido hemos vuelto a bajar andando hasta el pueblo y hemos cenado en el mesón de la Plaza do peixe, en Cedeira. Estupendo el caldo y todo lo demás.

Después de la cena hemos tomado un taxi para regresar porque los cuerpos ya no daban más de sí. Un día intenso que ha merecido la pena pero que nos ha dejado muy cansados y a mi compañera con algunas ampollas que le complican el andar.

Cruceiro

Vista de los acantilados desde el Cruceiro en San Andrés

San Andrés de Teixido

El bosque de piedra

Habitación de Casa Cordobelas

Resumen de la etapa: 31,5 km en 8h 59 min a 3,5 km/h. Desnivel acumulado subiendo de 1.008 m. Etapa en wikiloc.

Ruta del Cantábrico y el Atlántico Etapa 8ª Ortigueira – Ortegal – Cariño


La etapa de hoy tenía dos partes muy distintas: Nuestro objetivo era llegar a Cariño a unos 15 km totales. Como mañana tenemos una etapa larga la idea era llegar pronto a Cariño y dejar las cosas en el hotel para seguir hasta cabo Ortegal y así hacer parte de la etapa de mañana hoy y recortar un poquitola dura etapa de mañana.
Esos 15 quilómetros iniciales han sido un infierno, fatal por una carretera con bastante tráfico y con muchos tramos casi sin arcén. He visto algunos puntos en los que tomar alternativas para salir de la carretera y alguno hemos aprovechado aunque en seguida volvíamos a la carretera principal. Nada que destacar hasta llegar a Cariño. 

A las 11 y algo estábamos aquí y tras dejar la mochila he tomado la senda hacia Ortegal. Pretendía hacer ese tramo por la costa y volver por el monte hasta buscar un paso para mañana seguir desde ese punto en el alto. Los dos tracks que tengo dan mucha vuelta, el de Jagasso llega hasta el cabo y vuelve, el otro no llega al cabo pero se queda cerca por la carretera todo el rato.

La primera parte sale desde el cementerio y es un precioso sendero junto al mar hasta la ermita de Xiao. Las vistas hacia Estaca de Bares y a la ría son impresionantes y el día facilitaba mucho con su claridad.

Desde la ermita se sube a la carretera y desde allí se llega al faro. Impresionante lugar en el que se unen Cantábrico y Atlántico y otro de los puntos importantes de este camino. Había mucha gente pero he podido hacer alguna foto sin nadie. A la espalda del faro se levanta la impresionante mole de Pico Gargacido y yo he tomado la carretera de nuevo hasta el punto en que sale una pista que comienza a remontar hasta el Faroleiro llegando a alcanzar los 340 metros de altura. Es una pista cómoda de subir aunque con rampas duras pero las vistas a toda la ría son increíbles. Desde esta pista se vuelve a descender un poco hasta llegar a la carretera que sube desde cariño y allí he tomado otra pista que te lleva directo en fuerte descenso hasta Cariño. En total son 12 quilómetros que acorta en unos 6 la etapa de mañana.

Mañana volveremos a tomar esa pista hasta llegar a la carretera y por ella seguiremos por todos los miradores hasta coronar y después: San Andrés de Teixido!!!

La tarde en Cariño ha pasado sin pena ni gloria. He dado una vuelta por la playa y luego por el centro. El pueblo no es nada del otro mundo y nos hemos quedado a cenar en el hotel. Estamos en La Cepa, un estupendo alojamiento en su relación calidad-precio y con un restaurante con comida muy rica. Lo llevan una pareja ya mayor muy amables y atentos y sus hijos. Es una buena opción de alojamiento en Cariño. 

Senda hacia Cabo Ortegal

Faro de Cabo Ortegal

Iglesia de Cariño

Resumen de la etapa: 28,6 km en 6h 40 min a 4,29 km/h. 446 metros de desnivel acumulado. Etapa en wikiloc.