24ª Campiello-Berducedo: soledad por hospitales


Por fin he logrado hacer la etapa de hospitales aunque por desgracia la niebla no me ha permitido disfrutar del paisaje. A pesar del frío y de la humedad he podido aprovechar una preciosa etapa en soledad y recogimiento personal.
La tarde acabó con cena peregrina, de las de verdad, con nuevos peregrinos a los que conocer y con menú abundante y rico. Todo auguraba una verdadera noche peregrina. A las 4 de la mañana el grupo de polacos que adelanté ayer llegando a Campiello se han puesto en marcha. Han montado todo el ruido del mundo, han encendido luces y han despertado a todo el dormitorio hasta acabar con mi paciencia. Cuando a las 4:45 han abierto por enésima vez la puerta de la calle dando con el foco justo delante de mis ojos y además otro había dejado la luz del baño encendida y la puerta abierta, he decidido levantarme a llamarles la atención. La gente que estaba en las camas lo han agradecido porque a esas horas ya todos estábamos despiertos en el albergue.
Una vez se han marchado ha vuelto la tranquilidad hasta las 6 que han sonado los despertadores. Yo me he levantado a las 6:30 porque el desayuno era a las 7. Desayuno peregrino común con picatostes y vaso de café con leche para bañarse.
Sin entretenerme mucho he salido para no perder más tiempo y temiendo que la etapa se pudiera complicar por el desnivel de subida acumulado y las fuertes bajadas. No ha defraudado.
Hasta Borres subidas constantes que se acentúan a partir del pueblo. Desde allí duras rampas aumentan nada más coger la intersección que separa el camino de Hospitales del que va a Pola. Desde ese cruce hasta llegar al puerto del palo 16 quilómetros de soledad, niebla y paz.
Cuando llevaba unos 10 quilómetros, sobre las 10, he adelantado a los polacos de las 4 de la mañana. Les he dicho que “mucho madrugar pero poco andar” a lo que me han contestado que cada uno hace el camino como quiere. Yo les he respondido que sí, pero sin molestar a los demás y que deberían pedir disculpas a toda la gente del albergue porque estaban muy molestos con ellos. Sin más he continuado subiendo. Han llegado a Berducedo a las 7 de la tarde.
He ido adelantando a algunos peregrinos a lo largo de todo el camino y así he llegado hasta el alto del puerto sin grandes novedades. Desde allí una dura bajada con terreno muy malo hasta Montefurado enlazada con una fuerte subida que rompe completamente el ritmo y el final ya mucho más suave.
En resumen ha sido una etapa dura aunque muy bonita. Al llegar al alto del puerto ha comenzado a abrir el día y eso me ha permitido disfrutar del paisaje que es verdaderamente espectacular. Cuando tenga buena wifi pondré las fotos.
Por cierto, no me he encontrado ningún osos, quizás no los he visto por la niebla. Así que no he podido comprobar si saben que los humanos no se comen, como dice la guía.
Poco antes de llegar he parado en un bar a tomar algo y hacer un descanso. Había varios peregrinos y uno de ellos llevaba una camiseta de Águilas así que le he preguntado de dónde eran: son de Lorca. Hemos charlado un poco sobre quiénes éramos para intentar establecer gente común pero no parece que tengamos mucha relación. Van haciendo el camino desde Oviedo y creo que son 4 ó 5.
He llegado al albergue el primero y me he instalado en una habitación pequeña que tienen con 4 camas sin literas porque el señor me ha dicho que estaría más cómodo y más sólo (a estas horas de la tarde sigo estando solo porque todos los demás se han instalado en el otro dormitorio). Me he ido a comer pero me he llevado una gran decepción porque el restaurante lo lleva otra gente y está mucho peor. No tienen casi nada y he comido unos macarrones con carne y unas croquetas “caseras”.
Poco a poco han ido llegando todos: los lorquinos, un señor francés, de Marsella, una pareja de Barcelona algo peculiar y con algún camino hecho (ya iré contando) una pareja de chicos jóvenes también de Barcelona y al final tres chicas con las que cenamos ayer, italiana, austríaca y canaria.
He intentado toda la tarde comprar los billetes de tren para volver pero ha sido imposible por la mala wifi del bar y porque no hay cobertura en todo el pueblo. Al menos me he tomado algún que otro orujo de hierbas. Al final lo he dejado por imposible y he vuelto al albergue a recoger la ropa. La pareja de Barcelona había preparado café y me han ofrecido. Estaban con el señor francés y una chica también francesa. Hemos estado hablando un rato y en seguida me he puesto a escribir.
Ahora me voy a cenar al bar un plato combinado y poco más, no hay muchas posibilidades.
Resumen de la etapa: 27,7 km en 5h 46 min con un desnivel acumulado de 978 metros a una media de 4,94 km/h. Enlace a la ruta en Wikiloc

Anuncios

23ª Cornellana-Campiello: Etapón antes de hospitales


Al final he completado la etapa hasta Campiello como tenía previsto para poder hacer la ruta de mañana por Hospitales. Llevaba desde el principio dando vueltas a cómo hacerlo para que se quedara una etapa aceptable y para ello había que salir de Campiello. El Problema era que, o me hacía dos etapas monstruosas, o cuadraba las etapas más normales y me quedaban un par muy cortitas. Decidí ver un poco sobre la marcha en función de cómo iba físicamente y ayer di el primer paso llegando hasta Cornellana.
Desde Cornellana está mañana la idea era salir temprano para pasar por Salas a desayunar algo y seguir hasta Tineo y allí decidir en función de como fuera y de qué tiempo hacía. Todo se ha cumplido según lo previsto y a las 12:30 estaba en Tineo muy bien físicamente y encima con el cielo cubierto y sin sol.
El resultado es que estoy en Campiello después de 46 km y más de 1200 metros de desnivel acumulado.
Anoche acabé cenando en la sidrería de enfrente del casino que no tenían menú pero al menos había carta. Tomé una ensalada de tomate y lechuga y una chuleta de novillo. Muy rico todo aunque un poco caro (20 euros).
Esta mañana me he levantado a las 6 porque quería estar en marcha lo más pronto posible con idea de adelantar todo lo que pudiera. He tomado dos zumos de los que compré en el súper ayer (compré tres porque no los vendían sueltos y la idea era tomar uno pero no me cabían los dos restantes en la mochila por lo que me lo he acabado tomando) y me he puesto en marcha cuando aún estaba un poco oscuro.
El camino sale de detrás del convento y asciende rápidamente por una carretera hasta sobrerriba. El camino va entre sendas y carreteras secundarias siempre paralelo a la carretera (con mucho tráfico). Así hasta Salas.
He parado a desayunar y le he dicho a la señora del bar que venía de parte de los hospitalero si de Cornellana y me ha preparado un bocadillo de jamón y un plátano para llevar, todo un detalle que he agradecido al comérmelos llegando a Tineo.
Desde Salas ya el camino sube constantemente a ritmo suave y con algunas rampas duras, aunque muy llevadero todo. Las más duras están al principio, después del agradable tramo junto al río y hasta llegar a la altura de la autovía. Hasta Tineo no mucho más que la sucesión de pequeñas aldeas y sendas alternando con carreteras secundarias. En general buen terreno.
En Tineo he tomado algo rápido, he llenado agua y ¡A subir!
Desde la misma carretera el camino toma una fuerte pendiente que se mantiene hasta dejar el pueblo y luego se va suavizando. Son unos 5 km de ascenso constante pero sin pendientes demasiado fuertes. Una vez coronado a más de 900 metros el descenso es un verdadero placer si no fuera porque llevaba ya todo machacado después de más de 7 horas andando sin parar.
El último tramo sí se hace un poco largo ya que es por carretera durante más de 2 quilómetros y con una pendiente justo antes de llegar a Campiello.
He llegado pasadas las 3:30 con tiempo de una ducha, lavar ropa y tomar algo porque la cena es a las 7. Me he comido un preñado (bolló relleno de chorizo y cebolla frita que impregna toda la masa, muy rico y consistente).
Resumen de la etapa: 44,7 km en 9h 5 min con un desnivel acumulado de 1240 metros y una media de 5,2 km/h (qué os parece?) Enlace a la ruta en Wikiloc