4ª Cades – Cicera


Después de tres duros días de etapas de más de 30 quilómetros la tarde de ayer en la Casona supuso una recompensa a nuestros fatigados cuerpos. Dos Gin-tonics de color azul suavizaron los efectos de la copiosa comida aunque no acabaran suponiendo una solución para mi compañero de fatigas (y de cama).
Abordo el tema que todos estáis esperando con inquietud sobre qué ha pasado esta noche en esa enorme cama de matrimonio ocupada por nuestros fatigados cuerpos. La realidad ha ido mucho más allá de lo que cualquiera pudiera imaginar. Es verdad que la retaguardia de Joseba ha trabajado mucho toda la noche pero no de la forma que algunos puedan imaginar ya que lo que ha ocurrido es que ha pasado todo el tiempo entre el baño y el borde de la cama hasta que el dios Fortasec ha calmado su fuego interior.
Para mí la noche ha sido algo más tranquila después de comprobar que Chile ganaba la final de la copa América, que el capítulo 7 de Juego de tronos tampoco es demasiado cañero y que mis Simpson siguen jugando al fútbol como si nada. Apenas he escuchado removerse un par de veces a mi compañero de lecho sin darle mayor importancia hasta que esta mañana me ha contado toda su odisea nocturna.
Hemos bajado a desayunar en un estupendo buffet del hotel del que yo he dado buena cuenta mientras mi sufrido y compañero calmaba sus tripas entre visita y visita al inodoro.
A las nueve y media y tras un pequeño lío a la hora de pagar la cuenta hemos salido bajo un cielo muy nublado y amenazante.
La etapa de hoy transita casi todo el tiempo por carretera, menos un trozo al final a partir de La fuente. Desde el principio comienza por una suave subida que va acompañando al río mientras el valle se va cerrando.
Al llegar a la Fuente y admirar su iglesia románica comienza lo más duro de la ascensión del día por una pista de cemento que atraviesa la aldea de Burio. Allí hemos encontrado a dos paisanos que nos han dado un buen rato de conversación explicándonos perfectamente lo que nos quedaba de ruta a la vez que nos hablaban de su vida como camionero, su mili en Basauri y alguna historia más del lugar. Da gusta parar un rato a charlar con la gente y descubrir que aún hoy en día hay personas que transitan por este valle de lágrimas sin prisas.
La dura ascensión por la pista de cemento lleva hasta la carretera que abandonas poco después para transitar entre prados en fuerte descenso hasta Cicera.
El día ha estado lluvioso todo el tiempo y con nubes que nos mojaban tanto desde fuera como nosotros íbamos soltando sudor desde dentro. No hemos necesitado el chubasquero pero siempre lo hemos tenido a mano.
Cicera es una pequeña aldea que tiene un albergue, un bar y poco más. Hemos tenido que esperar al señor que tiene las llaves del albergue porque una peregrina del día anterior había tenido un problema y han tenido que ir a rescatarla. El albergue está bastante bien, limpio y cuidado.
En el bar del pueblo hemos hecho tiempo hasta que ha llegado el del albergue y yo me he comido un estupendo menú peregrino a un precio razonable. No he usado la primera persona del plural porque sólo yo he tomado menú. Mi compañero de viaje se ha tenido que conformar con un par de cucharadas de arroz blanco para intentar calmar sus tripas y volver rápido al albergue a dormir la siesta y descansar.
Ahora parece algo más recuperado aunque va a todas partes con su botella de litro y medio de agua a la que ha añadido el zumo de dos limones y unos azucarillos. Yo mientras doy cuenta de un gin-tonic mientras escribo y escucho jugar a las cartas al grupo de peregrinos que ayer también estaba en la Casona.
La etapa ha sido cortita y eso nos ha permitido recuperar bien teniendo en cuenta la situación física de mi compañero y lo que nos espera mañana: una auténtica etapa de montaña hasta Potes y visita a Santo Toribio, primer objetivo de nuestro viaje.
Resumen de la etapa: 16,4 km en 3h 17 min a 4,99 km/h y con 601 metros de desnivel positivo acumulado.

Enlace a wikiloc

Salida desde Puente El Arrudo
Salida desde Puente El Arrudo
Casona del Nansa
Casona del Nansa
Vistas del valle del Nansa
Vistas del valle del Nansa
Subiendo entre nubes
Subiendo entre nubes
La Fuente
La Fuente
Iglesia de Santa Juliana en La Fuente
Iglesia de Santa Juliana en La Fuente
Subiendo
Subiendo
Visiones del camino
Visiones del camino
image
Llegando a Cicera

Santander, inicio del Camino Lebaniego


Después de un viaje agradable y placentero en tren desde Alicante a Santander me encuentro por fin en el punto de salida del camino de este año. El viaje transcurrió entre episodios de Juego de Tronos (4) recorriendo esa extensa piel de toro que es nuestra patria excelsa y extensa.
La organización de esta primera jornada dependía de las redes sociales y de booking con los comentarios de los usuarios: no defraudó. Es cierto que el hostal elegido (el San Glorio) era una apuesta arriesgada por 48 euros pero me dejé llevar por los comentarios y he de reconocer que…
que mis niveles de exigencia han bajado mucho en estos últimos años. La realidad es que al menos estaba bastante limpio con un baño y unas sábanas sin restos humanos ni animales, de lo demás nada más que comentar.
La única anécdota es que en la calle anterior a la del hostal hay también un hotel con el mismo nombre. Me presenté en la recepción a reclamar mi reserva hasta que la señora me redireccionó, con cierto tono de desprecio, hasta la siguiente: Esto es el hotel, tu reserva es en el hostal y nosotros no tenemos nada que ver con esos.
En el centro de Santander y con la pretensión de un viaje austero la noche dio para un paseo hasta recoger las credenciales del lebaniego y una cerveza en una plaza hasta acabar en un mesón junto al hotel degustando una sartenuca de gulas con huevos a un precio razonable. Lejos quedan los tiempos en los que una gran mariscada servía de inauguración de cualquier camino (y del resto de eventos de mi vida).
Noche tranquila después del 5º capítulo de Juego de tronos entre espadazos y tetas me cercó morfeo con su beso oscuro (que no negro), o cualquier otro.
Desayuno en el bar frente al hostal y paseo hasta el BBVA a sacar pasta del cajero porque no sé cuándo podré volver a aprovisionarme. Luego tiempo muerto hasta la llegada de Joseba a las 8:30 en la estación.
Besos, abrazos e incluso alguna caricia que rozaba lo obsceno dio paso a buscar agua, tomar café y poner forros en mochilas y chubasqueros en cuerpos: etapa entre nubes y fresquito.
Hemos completado 35 km sube-baja en constante asfalto por zonas industriales sin gran encanto. Etapa dura y larga que hemos soportado bien gracias a la temperatura del día.
Paso arriesgado hasta Mogro (jugándonos la vida de un modo absurdo gracias a que Joseba ha venido con el concepto del riesgo absoluto y ha decidido hacer caso a una paisana que nos insistía en que cruzáramos por la vía (creo que no era sepulturera).
Hemos parado a comer en Polanco en un mesón. Menú abundante por 10 euros con sopa de regalo incluida.
Sin mayor novedad hemos llegado a Santillana hasta las narices de asfalto y un poco decepcionados por el paisaje y por la falta de encanto verdadero. Hemos visto algunos peregrinos en ruta y nos vamos dando cuenta de que el camino del norte está cambiando: hay mucho más negocio peregrino en todos los sentidos.
Al llegar al albergue el público estaba lleno y hemos acabado en uno privado aceptable y digno a precio razonable.
Paseo de 10 mn y recuperación de líquidos hasta acabar en el Cossio en el que esperamos dar cuenta de variedad de carnes a la parrilla, mañana os cuento.

image

image

image

imageimageimage

image