Trail de la Peñarrubia 2015


Una estupenda forma de pasar un día muy cerca de Lorca. La Peñarrubia es una montaña cercana que ofrece rincones muy poco conocidos. El trail de este año nos ha permitido realizar un recorrido por diferentes lugares poco transitados. Para todos los que quieren descubrir recorridos que sean algo más que la senda al Cejo de los enamorados desde Los Pilones les aconsejo que sigan el recorrido que hicimos en el trail.

Se trata de un perfil duro con tramos bastante técnicos, sobre todo en las zonas de bajada tanto hacia la zona del río como en el descenso final desde el mirador. Muy bien la organización y estupendo el trazado seleccionado: algunos nos quedamos con las ganas de realizar el trazado largo y seguro que pronto podremos hacerlo sin las prisas de la competición.

Este es el enlace a la ruta en wikiloc

10,36 km en 3:23 a 3,02 km/h. Desnivel de subida acumulado 558 metros.

2015-10-07 11.19.41 2015-10-07 11.19.50 2015-10-07 11.19.54 2015-10-07 11.19.56 2015-10-07 11.25.31 2015-10-07 11.56.25 2015-10-07 12.54.34 11954621_1646990035518216_848915351342517765_n

Anuncios

Sierra de la Condomina-Loma Aguaderas


Una vez más el club de senderismo de Lorca planificó, esta vez con el programa Lorca a pie, una estupenda ruta por la sierra de la Condomina en el extremo oriental del municipio de Lorca muy cerca de Totana y Mazarrón ya. Se trata de un acercamiento a una zona de Lorca poco poblada en este momento pero que tuvo pequeños núcleos urbanos tiempo atrás gracias a que dispone de diferentes fuentes de agua. La salida estaba prevista desde la ermita de la araña y para ello nos desplazamos en autobús todo el grupo. La llegada se realiza por carreteras secundarias y pistas de tierra que comunican toda la zona del valle del Guadalentín, plagada de plantaciones e invernaderos. Una vez alcanzada la ermita comenzamos la ruta a pie. Nada más comenzar subimos por una senda estrecha y bien definida durante unos dos quilómetros hasta alcanzar desde los 320 metros de inicio hasta los 530 del punto más alto. Desde allí se va por las crestas en un terreno de sube y baja fácil de seguir salvo en un tramo a los tres quilómetros de la salida en la que la senda se pierde casi y parece indicarnos camino hacia la derecha aunque hay que tomar hacia la izquierda. Es fácil detectarlo porque se trata de un lugar en el que se acumulan un grupo de pinos. A partir del quilómetro cinco abandonamos definitivamente la zona más elevada de senda para tomar diferentes caminos que nos conducen por construcciones abandonadas en el Puntarrón. Poco después tomamos la rambla y desde allí el camino se hace ya muy fácil hasta regresar a la ermita en la que nos esperaba el autobús. Esta ruta es estupenda por la panorámica que nos ofrece de todo el valle del Guadalentín con Lorca al fondo y la sierra de la Tercia enfrente. Unas vistas estupendas que se complementan con un regreso por zonas de caminos y ramblas en otro tiempo mucho más transitadas. Por supuesto advertir que es poco recomendable realizar esta ruta con mucho calor ya que puede plantearnos algunos problemas las elevadas temperaturas y la falta de agua. Ideal en primavera, como la hicimos nosotros. No presenta grandes dificultades ni de elevación ni de trazado.

Dejo enlace para descargar la ruta desde mi página de wikiloc.

2014-04-06 09.17.15 2014-04-06 09.37.14 2014-04-06 11.11.18 2014-04-06 11.36.00 2014-04-06 11.36.18 2014-04-06 12.16.31 2014-04-06 12.16.47

La primera en la frente


A la hora prevista y tras cumplir con nuestras obligaciones docentes nos hemos puesto en marcha. Las pequeñas complicaciones, como que mi director he tenido el día comunicador y por poco si no terminamos el claustro, no han hecho más que estresarnos un poco y atragantarnos en la comida. Esto último lo digo en modo irónico ya que Mar ha decidido organizar una comida-no comida que nos ha dejado casi como antes de sentarnos a la mesa y que le ha hecho ya a las 6 de la tarde dar cuenta del primer bocata de reserva. Además de la inconveniencia de comer en el tren ha puesto al descubierto sus reservas de galletas de chocolate, las que llevaba escondidas para algún momento crisis y que , por supuesto, me había ocultado.
Corriendo, he dado a mi cabeza el aspecto peregrino habitual despoblada de casi todo su pelo, ducha rápida y acomodo de las últimas cosas que quedaban por meter en la mochila. Al final Mar lleva unos 5 quilos totales y yo sobre 7 ya que hemos prescindido de sacos de dormir, sábanas y mantas. Llevamos dos pantalones, dos camisas, una camiseta de manga larga, un forro, chubasquero y pantalón de goretex, tres pares de calcetines, dos de calzoncillos (ella tres de braguitas, que así las llama sin saber muy bien por qué), dos culotes, pañuelo peregrino y sombrero.
En la bolsa de aseo: cepillo de dientes, maquinilla de afeitar (una por cabeza), pasta de dientes, desodorante, champú, crema solar y crema hidratante (sección femenina).
En el botiquín compids pequeños y grandes, aguja e hilo para ampollas, guantes de látex, tijeras, tiritas, esparadrapo fácil de despegar, crema para picaduras, betadine en pasta y mitosil para rozaduras.
Mar lleva un anexo pastillero con analgésicos, protectores de estómago, para jaquecas, antinflamatorios, y demás como para doparse todo un equipo ciclista de Amstrong. Y eso que he hecho inspección y le he reducido el paquete (dicho con la mejor intención).
Además llevamos, yo unas crocs y Mar otras sandalias de marcha, la pastilla lagarto para lavar ropa, pinzas, los dos iPad, mis otros dos teléfonos y Mar el suyo. Tres cargadores multiusos, una batería de repuesto para el galaxy note, otra batería externa y un ladrón (especialmente útil cuando hay pocos enchufes disponibles)
Pues así sin comer casi y corriendo hemos dicho adiós a las niñas (se les saltaban las lágrimas de…, pensar que se les queda la casa disponible) y nos hemos montado en la tartana de tren a Murcia.
Justo al salir me he dado cuenta de que me he dejado en casa los billetes de tren y los bonos de los hoteles así que he tenido que llamar a mi hija para que me los mande en foto y así sacarlos cuando hemos llegado a Murcia.
Hemos hecho tiempo en la cantina de la estación y a las 16:47 nos hemos puesto en marcha hacia Madrid.
El tren va abarrotado de gente. Sobresale un monstruoso niño que no para de gritar respondiendo a cada cosa que le manda su madre. Ya se ha negado a leer, a contar una historia, a merendar y a dormir la siesta y presiento que nos va a dar la tarde.
También he descubierto por qué no pude comprar los billetes en preferente: el tren no lleva vagón de preferente. Eso nos hace ir un poco más acompañados que de costumbre.
Mientras mar acaba su bocata y echa una siestecilla con el iPad en la mano como para leer, yo escribo en el mío contemplando el paisaje por la ventana. Son las 18:30 y aún nos quedan muchas horas de camino por delante así que iré escribiendo sobre la marcha. Iré escribiendo siempre que pueda y que tenga wifi, también compraré en Lisboa una tarjeta para mi iPad y para mi galaxy note y así tener siempre conexión.

20130628-183001.jpg

Mucho calor de Puente la Reina a Estella


Después de escribir la entrada y dar cuenta de dos pacharanes, nos fuimos a dar una vuelta por el pueblo para ver las fiestas. Nada mas llegar a la calle mayor vimos montadas las protecciones para los toros. Como las puertas estaban abiertas nos metimos en todo el mogollón aunque bastante preocupados pensando que en cualquier momento nos iban a soltar alguna vaquilla que nos diera una cornada antes de que pudiéramos ponernos a resguardo. Llegamos hasta el puente a toda velocidad y mirando constantemente hacia atrás mientras cientos de personas a nuestro alrededor bailaban, gritaban y bebían sin parecer importadora que en cualquier momento fuera a aparecer algún enorme toro bravo.
Al poco de llegar al final de la calle y salir por la barrera escuchamos un cohete y todo el mundo se puso a correr porque habían soltado los monstruos. Junto a nosotros estaban las chicas catalanas tipo Coronel Tapioca. Una de ellas, la que debía hacer de portavoz del grupo por sus manifiestas habilidades de ponerse a la altura de la workingclass preguntaba sobre la identidad de semejantes monstruos mitológicos, sobre los valientes machos locales que se enfrentaban a ellos sin dejar de colocarse correctamente el pañuelo caqui al cuello junto a sus gafas de sol. Tres paisanos le contestaron que eran sólo vaquillas y que los mozos que se ponían delante lo hacían en función de los litros de alcohol que llevaban acumulados a lo largo de la tarde, todo esto sin dejar de mirarle el escote por el que sobresalían dos exuberantes senos recogidos en un sujetador deportivo súper aerodinámico que además los resaltaba para regocijo de los parroquianos y algún otro de los que estaban colocados en los maderos más elevados de la barrera.
Nuestra peregrina ideal se subió al poyo en el que estábamos nosotros colocados intentando ver algo y con agilidad gatuna y evidente falta de educación nos fue empujando hasta colocarse delante de todos para hacer reportaje fotográfico con el que ilustrar a sus amistades de regreso a casa con una fiesta popular. La pena es que su estatura no le permitía ver nada. Tampoco aceptó el ofrecimiento de subirla a sus hombros de aquellos que visto el escote pensaron que habría posibilidades de llegar más lejos ¡Todo tiene un límite por interactuar con los lugareños!
Tras una vuelta por las calles adyacentes, ya que la visión de toros sueltos por la calle mayor la inutilizaba como paseo para nosotros, llegamos hasta el mercado de inmigrantes con ropa, figuras de madera africana, DVD piratas y demás. Mar madre no pudo resistir la tentación de darse un capricho y se compró unos preciosos pendientes de perlas naturales de auténtica plata de ley tras un duro regateo con una enorme africana negra azabache que le aceptó cuatro euros en lugar de los cinco que le había pedido en un primer momento. Orgullosa por la ganga y por sus habilidades comerciales se dispuso a lucir semejante joya en un día tan señalado porque la fiesta no se merecía menos.
Regresamos al hotel a dar cuenta de un nuevo menú excelente y abundante con el que nuestros cuerpos se terminaron de recuperar del esfuerzo del día. Luego Isa y yo nos fuimos a dar un paseo mientras las demás subían a la habitación.
Sobre las 10:30 cayó Mar hija en los brazos de Morfeo, para variar. Isa y madre vieron un ratito la tele mientras yo miraba cosillas en internet. A eso de las 11:30 me dormí el último.
La noche ha pasado bien y el despertador ha sonado a la hora convenida,las 6:30. Hoy la preparación ha sido ágil y salíamos por la puerta sin novedad a las 7 rumbo a la cafetería del hotel. Al llegar hemos visto bastantes peregrinos ya preparados en un aviso de lo que iba a ser la mañana.

20110730-181410.jpg
El camino de hoy transcurre parlemos a la autovía y a carreteras de mucho tráfico. Al principio va paralelo al río Arga hasta llegar a una pronunciada cuesta poco antes de Mañeru. Esta cuesta es la mayor dificultad de la etapa y anuncia un constante sube y baja auténtico rompepiernas. Junto al calor hace que los 22 km se hayan hecho bastante duros.

20110730-184459.jpg
Hoy sí que hemos encontrado muchos peregrinos. Desde esa primera rampa hemos adelantado a muchos por el camino y otros que estaban parados en los distintos bares de los lugares por los que hemos pasado. Nos ha sorprendido que muchos van sin mochila y como dando un paseo. Parece que lo que abunda por aquí es una nueva especie de peregrino de buena posición económica que se lo toma como un paseo en el que conocer gente en los bares ya que para en todos los que se va encontrando. Muchos estaban en el hotel esta mañana y parecen conocerse desde antes. Llevan coches de apoyo que les esperan en los cruces de los caminos y en los pueblos por si se cansan de andar.

20110730-182348.jpg
Al pasar Cirauqui la ruta coincide por unos centenares de metros por una antigua calzada romana que incluye un puente y que termina de forma brusca bajo el asfalto de la carretera que han construido allí.

20110730-182710.jpg
Así hemos llegado a la Lorca Navarra. Por supuesto no he podido resistir la tentación de gastar la broma de preguntar por las consecuencias del terremoto, ellos se han quedado un poco parados hasta que les hemos dicho que somos de la otra Lorca. Nos han contado que hace algunos años llegaron un par de autobuses de la murciana y que tuvieron que estar preparando chistorras para ellos todo el día. Cuando les ofrecieron un hermanamiento de ambas ciudades ellos lo rechazaron ante la desproporción entre ambas ciudades. A mis colegas de #Guadalen les hemos propuesto la celebración de nuestra próxima reunión de twitteros en esta Lorca, por cambiar un poco.

20110730-183145.jpg
Entre subidas y bajadas y mucho calor hemos llegado a Villatuerta y desde allí hemos afrontado con ánimo el último trozo de la etapa. La llegada a Estella es bastante pesada sin sombras en las que protegerse. El trazado de la carretera modificó la antigua entrada del camino y la indicación de dos quilómetros que hay a la salida de Villatuerta engañan.
De todos modos la iglesia del sepulcro justo a la entrada marca un recorrido muy bonito por una de las ciudades más del camino. Casi al comienzo está el albergue de peregrinos. He dormido en él dos veces y no sabría decir en cual de las dos estuve peor: sucio, descuidado y mal atendido. No parece que las cosas hayan cambiado mucho en los últimos tiempos. Cuando salimos de allí hace algunos años Mar y yo nos encontramos con unos peregrinos que habían dormido en el cuarto de al lado y que iban comidos a picaduras de chinches.

20110730-183824.jpg
Al pasar por San Pedro de Rua hemos visto que la están restaurando y no se puede visitar. Su claustro es uno de los más bonitos que he visto en un marco incomparable, una pena que las niñas no puedan verlo.
Estella es una ciudad grande con mucho que ver, muy buen ambiente, quizás algo distorsionado por la gran influencia del mundo abertzale que hay por muchos de sus rincones. Por lo demás un encanto de gentes en un paraje muy hermoso. De todos modos es, en general, bastante cara tanto para alojamiento como para comida.
Nosotros estamos hospedados en el albergue juvenil Oncineda. La gente es muy amable y está todo muy limpio y cuidado. Sólo esperamos que esta noche los jóvenes alojados nos dejen descansar porque llevan toda la tarde con la música a toda pastilla.
A mediodía hemos ido a comer a Don Menú, bastante bien en calidad precio. Para la noche las mujeres amenazan con un chino que hay justo al lado. De nada han servido mis quejas y temo que cumplan su amenaza.
Ahora vamos a dar una vuelta, tomar algo fresco y cenar. Un día más en el camino sin novedades negativas, salvo alguna pequeña ampolla de Mar madre que se ha comenzado a manifestar tímidamente al final de las dos últimas etapas.
Hoy el GPS ha funcionado mal y no sé muy bien el motivo. Hemos hecho unos 22km en unas cinco horas a una media de 4,5.